El Caso De Cárol Historia de Terror 2022

El Caso De Cárol Historia de Terror 2022

El caso de Carol, historia de terror… Ana es una mujer humilde sin estudios, pero simpática, se juntó a corta edad con Luis el cual le daba una vida de perro, llena de violencia intrafamiliar, con Luis procreo a una hija llamada Cárol, cansada de golpes y maltratos por parte de su pareja que siempre le daba mala vida, Ana decide dejar a su pareja y salir sola con su hija de 4 años.

Pasan los años Ana siempre ha trabajado en tiendas comerciales pues no tiene estudios, Cárol siempre ha pasado con sus tías y familiares para su cuidado o en ocasiones se quedaba encerrada en casa sola, mientras su madre trabajaba.

Cárol siempre ha sido una niña muy callada, aislada, juega sola, no es sociable, pero si un poco rebelde.

Ana vive en una casa chica, de concreto con dos cuartos pequeños, un baño una pequeña cocina y la puerta principal. Después de tantos años Ana conoce a Jorge en su trabajo y decide darse una segunda oportunidad en su vida y acepta salir con Jorge.

Al principio todo es dulzura, salidas, Ana se siente viva de nuevo con Jorge, jugando a una relación de novios, hasta que Ana se embaraza y Jorge la abandona pues no le gustan los compromisos, de nuevo Ana se queda sola y da a luz a un par de gemelitos varones.

Nuevamente, Ana se las ve duras y tiene que doblar turnos para poder sobrevivir con su hija Carol y con el par de gemelitos, Cárol ya tiene 13 años así que ella es la que se hace cargo de la casa y del cuidado de los gemelitos, a pesar de estar en la adolescencia Cárol no puede salir tanto, ni ir a fiestas o tener novio, porque carga con una responsabilidad que no le pertenece, y empieza a sentir coraje dentro de ella, pues quisiera ser igual que sus amigos, ir a fiestas, tener novio pero no puede.

Así vive Ana su hija Cárol y los gemelitos Ariel y Adiel, ya los gemelitos tienen 1 año de edad. Cárol se sigue haciendo cargo de ellos mientras Ana trabaja en una tienda comercial para subsistir en la casa.

Un día como cualquier otro, en el mes de diciembre el día estaba frío, pero aun así Cárol se va temprano a la secundaria, mientras Ana espera que llegue a casa para poder dejarle a Adiel y Ariel para que pueda ella irse a trabajar en el turno vespertino en la tienda comercial, deja lista la comida, y cuando llega Cárol de la secundaria Ana se va.

Más tarde como a las 19:00 horas llega Cárol con Ariel uno de los gemelitos a su trabajo, corriendo, desesperada, con el niño en brazos envuelto en una cobijita, así que Ana ve a su hijo y desesperada se sale corriendo del trabajo con su hijo y con Cárol para llevarlo al centro médico más cercano, ya que Ariel no respira y se encuentra con tono de piel azul.

Por fin llegan al centro médico y los médicos revisan a Ariel, pero lamentablemente Ariel llego sin vida al centro médico, Cárol explica que Ariel se encontraba en su cuna mientras ella hacia sus tareas de la escuela, y no lo escuchaba así que fue a verlo al cuarto y lo vio “raro”, cuando lo toco lo sintió frío y vio que apenas respiraba, fue cuando lo tomo en sus brazos y salió corriendo en busca de su mamá a su trabajo.

Los médicos le dicen a Ana que el niño pudo haber fallecido de una asfixia por alguna probable crisis epiléptica, aunque el niño no había presentado jamás alguna crisis. En fin Ariel ya estaba muerto y Ana no permitió que se realizara la necropsia de ley, pues ya era muy duro para ella el hecho de ver a su pequeño muerto.

Así que se le realizan el sepelio como debe de ser, mientras tanto Ana la embargaban los sentimientos de culpa por trabajar todo el día y dejar a Cárol al cuidado de los niños, sin poder ella estar al tanto de los niños, pero tiene que trabajar, de alguna forma tienen que sobrevivir.

Ese diciembre la pasaron tristes, acongojados, no hubo fiesta ni nada. Ana todavía tenía a Adiel y a Cárol, eso la reconfortaba y seguiría luchando por sacar adelante a sus dos hijos.

Pasaron los meses Ana seguía trabajando, pero Cárol era diferente, su comportamiento empezó a cambiar, hasta cierto punto daba miedo alguna de las acciones o dibujos que hacía.

Ana se preocupaba de la actitud de Cárol pero le decían que era por la pérdida de su hermanito Ariel por las circunstancias como paso todo, la época navideña, en fin todo se juntó. Así que Ana se convenció de ello y no le dio mayor importancia a la actitud de Cárol.

Para eso a Cárol la pretendía un chico y Ana la dejo tener novio para ver si su actitud cambiaba, pero las cosas seguían igual, Ana trabajando hasta tarde y Cárol a cargo de la casa y del otro gemelito Adiel. Cárol cada día se ponía más rebelde, ya que no podía salir por las obligaciones que tenía en casa.

Siguieron su vida “normal”, no podían encerrarse en la muerte del bebe, la vida sigue decía Ana y tengo dos hijos que me necesitan, pero no contaba con que la vida le tendría otra sorpresa.

A los 3 meses le avisaron a Ana a su trabajo como a las 20:00 horas que fuera de urgencia a su casa que había un problema que estaba la policía y la ambulancia. Ana se Salió del trabajo y se fue corriendo a casa, cuando llego encontró una escena de terror.

Estaba lleno de patrullas, una ambulancia y el médico forense, aparte de los vecinos y unos amigos de la secundaria de Cárol, Ana entro con un presentimiento fuerte y horrible, sentía que el corazón se le salía le latía a mil por hora por cada paso que daba entrando a su casa, de pronto un grito de terror, dolor, impacto, susto, no podía creer lo que acaba de ver.

El Caso De Cárol Historia De Terror

Su gemelito Adiel estaba en su sillita de comida con un alambre en el cuello, con la boca abierta los ojos saltados, frío y su tez era azulada, se encontraba muerto, al voltear Cárol estaba sentada en un viejo sillón a lado de él, con una mirada peor que el mismo demonio y en una libreta dibujando al mismo diablo y figuras satánicas, con el pelo todo entrecortado que ella misma se hizo.

Ana no podía creer lo que estaba viendo, en eso recordó que cada vez que ella se iba a ir a trabajar Adiel lloraba y no quería quedarse solo con Cárol, entre llanto y palabras entre cortadas decía que lo iba a matar como a su hermanito, Ana jamás puso atención a las súplicas de Adiel, o no quiso creerlo.

Horas antes de eso, Cárol llamo a sus amigos de la secundaria les dijo que fueran porque tenía que enseñarles algo, cuando los amigos llegaron a su casa, les dijo que entraran que les enseñaría a su hermanito que encontró la solución para que dejara de llorar toda la tarde; cuando los amigos de Cárol entraron a su cuarto, el niño estaba muerto sentado con el alambre en su cuello, y Cárol riéndose como un demonio y con unas tijeras se empezó a dar tijerazos en el cabello hasta dejárselo corto, ellos salieron corriendo de la casa aterrados, llamaron a la policía y avisaron a la madre.

Al niño se lo llevo el forense para hacerle la necropsia de ley, pues se trataba de un homicidio. Así que los peritos empiezan a sospechar de la muerte del primer gemelito Ariel y le dicen a Ana que harán una exhumación para hacerle también la necropsia.

Ana no puede negarse, solo se le veía preocupada a la espera de los resultados. THE MEAL Mientras tanto a Cárol la llevan al Centro de Menores, y es tratada por el psiquiatra a lo cual ella misma confiesa haber asesinado a Ariel el primer gemelito, de la misma manera en que asesino al segundo, ella dijo que estaba cansada de cuidar a los niños, cansada de los lloriqueos, de darles de comer, de todo, y sobre todo de que su mamá les pusiera más atención a los gemelitos que a ella cuando llegaba de trabajar.

Confiesa que sentó a los dos gemelitos en sus sillitas y les grito que se callaran, pues lloraban mucho y eso la atormentaba a ella, así que agarro a uno de ellos le puso un alambre y en frente del otro lo ahorco, le advirtió a Adiel que si seguía llorando le iba a pasar lo mismo que a Ariel. Los resultados de la necropsia del primer gemelito tal cual, arrojaron muerte por asfixia, estrangulamiento con las manos de Cárol primeramente seguido del ahorcamiento con el alambre.

Tal cual como había asesinado al segundo gemelito. Ana presuntamente sabía que Cárol había asesinado al primer niño, pero se quedó callada más nunca contó con que también su hija asesinara a su segundo hermanito.

En el centro de menores todos le temían a Cárol a pesar de ser una chica de 14 años, ya que solo se la pasaba hablando de cosas demoniacas y casi siempre la tenían que aislar porque ocasionaba peleas y siempre quería estrangular a sus compañeros del centro de menores, al igual cuando tenía visitas de su familia amenazaba a todos con una carcajada que los iba a matar a todos cuando ella saliera, porque le arruinaron su niñez y su adolescencia y la primera que iba a matar era a su madre gritaba que la odiaba.

Hicieron las investigaciones pertinentes en el centro médico donde fue expedida el acta de defunción de Ariel el primer gemelito y revisaron su expediente clínico por par
te del peritaje y ninguno de los dos gemelitos padecía de crisis epilépticas, por ello se sospechó que Ana sabía que Cárol había asesinado a Ariel, pero encubrió a su hija, sin embargo, ella lo negó todo y nunca pudieron comprobarle nada, por lo tanto, no se le pudo meter a prisión.

Hasta el momento Cárol sigue mal de la mente, siempre con cosas satánicas y amenazando a su familia que al salir los iba a matar a todos empezando por su madre Ana. Su único pecado de Cárol fue cargar con responsabilidades que no le pertenecían.

Autor: Desconcido

Derechos Reservados

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Historias de Terror