Brujos Del Diablo Historia De Terror 2022

brujos del diablo-historia de terror (1)

Brujos Del Diablo Historia De Terror 2022

Brujos del diablo, historia de terror… Cuando iba en la preparatoria tenía demasiados problemas familiares, mis padres estaban a punto de divorciarse, y ninguno de los dos me prestaba atención.

Mi madre todos los días tomaba, y no sabía en qué mundo vivía, y mi padre casi nunca llegaba a la casa, así que me las tenía que arreglar sola.

Por las mañanas me preparaba el desayuno, e iba a la escuela, y en la tarde que regresaba comía lo que podía, y me encerraba en mi cuarto hasta el otro día.

Muchas veces mi mamá me gritaba que por mi culpa su vida se había arruinado, y un día intentó pegarme, así que lo mejor era ignorarla y encerrarme a escuchar música o hacer mi tarea.

No veía el momento de poder irme de ahí, quería cumplir la mayoría de edad, ponerme a trabajar y rentar algún cuarto, aunque fuera pequeño, ya no tendría que soportar ese infierno.

No tenía amigos en la escuela y sinceramente no tenía ganas de hablar con nadie, mi vida era exclusivamente soledad.

Hasta que al comenzar el tercer semestre, entró una chica nueva al salón, llamada Susana, que se sentó a mi lado y comenzó a hablarme.

Nos entendimos muy bien. pasaron los días y ya éramos inseparables.

Me había contado que sus padres se habían divorciado hace años, y que sabía lo complicado que debía ser para mí el proceso.

Me decía que tenía muchos problemas con las adicciones, y que lo único que buscaba era ser feliz y ayudar a su madre, porque ya tenía meses, que no tenía trabajo porque estaba en depresión, y por ende tampoco dinero, solo sobrevivían con lo poco que les mandaba su padre.

La vida en la escuela mejoró muchísimo gracias a su presencia.
Aunque después de varias semanas todo cambió.

Esa tarde fuimos al parque después de clases a comer helado.

Dijo que tenía una noticia increíble.
Me contó que había conocido a una mujer en una fiesta el día anterior.
La mujer era muy rara, sus brazos estaban llenos de cortadas, y sus ojos se veían sin vida.

Mi amiga le empezó a contar sus problemas y la chica le dijo que ella tenía la solución, que podía ayudarla a ser más feliz y conseguir todo el dinero que quisiera.

Le dijo que fuera al siguiente día a las cinco, a la dirección que le había anotado en un papel.
Susana me pidió que la acompañara y que seguro también me podrían ayudar a mí.

No estaba tan convencida de eso, sonaba sospechoso, había visto muchos casos donde se robaban a chicas de esa manera y se lo dije, pero ella insistió.

Le había dado la dirección a su amigo el vecino por cualquier cosa. No tengo idea de por qué acepté, y nos vimos unos minutos antes de esa hora fuera de mi casa.

Caminamos mientras platicábamos, y ya en ese momento había caído en cuenta que nuestras conversaciones siempre eran basadas en problemas.

El lugar se veía muy descuidado y su enorme puerta de madera estaba llena de palabras altisonantes y dibujos extraños.

Tocamos la puerta y nos abrió un joven de aspecto cansado, pero con una enorme sonrisa.

Entramos y había varias personas ahí.

Todos eran jóvenes como nosotros.

Las personas que organizaron el evento nos dieron a todos comida deliciosa, platicaron con nosotros a cerca de nuestros problemas y nos abrazaron fervientemente.

La verdad me sentía como en casa.

Cuando acabamos de comer, uno de los anfitriones tomó el micrófono y  nos agradeció por estar ahí.
Se puso una máscara de conejo, y comenzó a decir que su señor estaba muy feliz de tener tanta gente en casa.

No entendíamos a qué se refería, hasta que nos explicó que eran un grupo de personas que servían al diablo.

y que este en agradecimiento los había convertido en brujos, y que gracias a lo que habían hecho por él, los había recompensado con grandes fortunas y una paz inmensa.

Tomé fuerte la mano de Susana al escuchar eso, ella me miró confundida, y me dijo que siguiéramos escuchando en voz baja.

Los supuestos brujos tomaron lo que parecía un gato negro muerto, y sirvieron su sangre en varios vasos que tomaron felices después de brindar.

Brujos Del Diablo-Historia De Terror

brujos-del-diablo-historia-de-terror
brujos-del-diablo-historia-de-terror

Su propuesta era que nosotros formáramos parte de su secta para poder apoyarnos a dejar todos nuestros problemas atrás.

El primer paso era llevar una ofrenda al diablo, la cual podía ser matar a una mascota querida propia o de alguien más, para que viera nuestro compromiso con él.

Si seguíamos todos los pasos, podíamos llegar a tener fortuna, y hasta como alguno de ellos convertirnos en animales por la noche.

El miedo comenzó a apoderarse de mi. ya no quería estar en ese horrible lugar.

Mi abuelo, que en paz descanse, siempre me decía que Dios nos perdonaba, pero el diablo no, y que una vez entrando en ese horrible mundo ya no podías salir jamás.

El hombre de la máscara anunció que quienes llevaran esa ofrenda oficialmente pertenecerían ahí, y que siguiendo los demás pasos obtendrían todo lo que desearan.

Tomé la mano de mi amiga y salimos.

Le dije que era una locura, que jamás volveríamos ahí, que no me importaba seguir lidiando con mis problemas, pero contrario a lo que pensé que diría me contestó que ella sí quería hacerlo, que estaba harta de su vida y que quería tener mucho dinero para ayudar a su mamá.

Puse mis manos en mi cabeza tratando de entender lo que estaba diciendo. No podía meterse a una secta de brujos que adoraban al diablo, no saldría nada bueno de eso.

A pesar del poco tiempo de conocerla le había tomado cariño, así que le pedí que no lo hiciera, que buscaríamos una solución para todo, pero que esa no era.

Se quedó callada todo el camino, y no quiso hablar del tema de nuevo durante los siguientes días.

Una noche calurosa, mientras escuchaba música, escuché que alguien le tiraba piedras a mi ventana, era Susana.

La invité a pasar a mi cuarto, se veía muy nerviosa y pálida.

Le pregunté que si todo estaba bien, pero respondió que no.

Unas horas antes había ido a dejar el sacrificio a aquella casa de locos, había entrado a la casa de su vecino mientras él no estaba, y se había llevado a su pequeño conejo para asesinarlo.

Los brujos estaban muy felices e hicieron un pequeño ritual con ella, donde tuvo que beber la sangre del animal para que el demonio viera su compromiso.

Me dijo que estaba muy asustada, porque le dijeron que ya no podría librarse, que solo tenía dos opciones, llevar la sangre de un recién nacido y obtener todos los beneficios que quisiera.

pero si se negaba, uno de los brujos iría por un miembro de su familia para robarle el alma y entregarla como tributo.

También le dijeron que si intentaba escapar la encontrarían, y el alma que se llevarían sería la de ella.
Las lágrimas salían de sus ojos mientras me contaba eso.

estaba desesperada, no sabía qué hacer.
Le dije que siguiera asistiendo a las reuniones mientras se nos ocurría algo para parar todo eso.

No sé si por estar cerca de ella o por el hecho de haber estado en un lugar, así comencé a tener varios episodios de epilepsia, y a veces veía sangre brotar de mi piso, tenía pesadillas y se me caía mucho el cabello.

Obviamente, no le conté a nadie, realmente no sabía a quién podía acudir, pero mis padres nunca fueron una opción.
Las últimas veces que vi a Susana la notaba inquieta, en donde deberían estar sus uñas, casi todo era piel y sus ojeras resaltaban en su cara.

Había investigado y le dije que fuéramos a ver a alguna bruja buena que pudiera ayudarla, me dijo que sí, porque no quería matar a ningún bebé y menos que se llevaran su alma o la de su familia.

Me dijo que había presenciado muchas cosas horribles en ese lugar. por ejemplo, cómo las personas de ahí se convertían en animales, o como podían levitar, también había visto como varios jóvenes llevaban sangre de bebés, y otros que llevaban de algún animal.

pero los satánicos siempre sabían diferenciarla y los castigaban de formas horribles.
Parecía como si poco a poco mi amiga se fuera apagando.

Quedamos en ir al otro día a ver a una bruja conocida de la ciudad para que la ayudara y también a mí, porque ya no quería tener esos episodios ni ver cosas raras en mi casa.

Llegué antes al lugar, y me metí para que me atendiera la señora en lo que llegaba mi amiga.
Me limpió con el humo de unas ramas, me pasó un huevo, y me dio a tomar un té con varias yerbas, que sabía raro.

Le agradecí mucho y salí a ver si ya había llegado Susana, pero no era así, esperé por una hora y jamás llegó.
Fui a buscarla a su casa, pero su madre dijo que había salido un par de horas antes.

Me preocupé y fui a buscarla a aquella casa, pero me llevé una enorme sorpresa al ver que no había nada ni nadie ahí. Se habían ido.

Por los siguientes días fui a su casa a ver si estaba ahí, pero jamás apareció. Nunca supe que pasó con Susana, y siempre temí que el diablo haya ido por su alma.

Autor: Desconocido

Derechos Reservados.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror