Aullando Hasta Morir – Historia de Terror 2022

Aullando Hasta Morir – Historia de Terror 2022

Mi nombre es Ernesto, y a continuación les contare mi historia de terror. En mi infancia tuve algunos traumas y debido a eso tiendo a estar solo, así que busqué compañía de algunos animales domésticos, tengo perros y gatos.

Historia de terror – Aullando hasta morir

Hace como tres meses llegué a tener cinco perros y dos gatos, aunque gasto mucho dinero en su mantenimiento no me importa, ellos son mi única familia.

Una tarde al regresar a casa por el mismo camino de siempre, sentí una mordida en un pie, la verdad fue tan de repente que me asusté, cuando reaccioné voltee para darle una patada a quien me había mordido, pero me quedé sin moverme al ver a aquel perro.

Tengo conocimiento sobre perros, el que me había mordido era bastante más grande que un Doberman, tenía grandes orejas picudas, me parecía ver sus ojos totalmente negros.

Lo que sí puedo estar seguro es que no era de nadie de por aquí, porque como dije todos los días paso por este mismo lugar y nunca lo había visto.

Estuvimos unos segundos mirándonos uno al otro hasta que se fue, yo caminé para mi casa a curarme la herida, cuando iba a entrar me desconoció el perro más pequeño, un chihuahua.

Me ladraba y no me dejaba entrar, los demás perros extrañados empezaron a amontonarse en la entrada, hasta que por fin pasé, cargué al pequeño como siempre pero me quería morder, lo bajé y se alejó de mi, ya adentro de la casa me revisé el pié y me lavé, no fui al hospital porque llevo más de una década conviviendo con perros y no era la primera vez que uno me mordía, además, sé identificar cuando un perro está enfermo.

Esa noche mis perros anduvieron muy inquietos, uno de ellos rasguñaba la puerta queriéndose meter, y como a media noche mi perrito Chihuahua empezó a aullar muy lastimosamente.

A la mañana siguiente amaneció muerto, el resto de los perros estaban en el patio de atrás asustados y me parecía que lloraban, con mucha tristeza enterré al Chihuahua en el patio.

Después de un día normal, regresé a mi casa pero para mi asombro ningún perro me recibió, fui para el patio de atrás y ahí estaban los cuatro perros, solamente se me acercó el pitbull, lo acaricié y jugué solo un poco con él, los demás perros solo miraban.

Esa noche extrañamente fue como la anterior, un perro estuvo rasguñando la puerta y se escuchaban los aullidos toda la noche, los perros de los vecinos también ladraban, yo ya estaba molesto porque no pude dormir.

A la mañana siguiente para mi asombro, el pitbull amaneció muerto, no lo podía creer, algo estaba pasando, alguien estaba matando a mis perros y eso ya era preocupante.

Historia de terror – Aullando hasta morir

historia de terror - aullando hasta morir
historia de terror – aullando hasta morir


Además yo me empecé a sentir muy raro, andaba cansado y tenía mucho calor por la noche, me revisé la herida y ya iba mejorando, no creí que fuera necesario ir con el médico.

Pero por extraño que parezca otra vez pasó lo mismo de las noches anteriores se escucharon los rasguños en la puerta y los aullidos.

Por tercera ocasión, amaneció uno de mis perros muertos, como pude lo enterré, porque la verdad ya me sentía pésimo y por primera vez falté a mi trabajo.

Ya me ponía nervioso esperar que llegara la noche, porque como dije los perros eran mis amigos, eran mi familia, además empecé a escuchar voces que retumbaban en mi cabeza, como con mucho eco.

Esa noche como pude quise meter a los perros que me quedaban, pero no se dejaban, solo metí a rastras a uno, era un perro pug, miré al otro sabiendo que lo iba a perder, pero él se negó a entrar, era su decisión.

Esa noche fue diferente, metí al perro a mi cuarto para protegerlo y cerré por dentro, ya entrada la noche tuve una pesadilla, me veía corriendo por una calle solitaria y ese perro negro que me había mordido me perseguía.

Cuando me alcanzó, estaba dispuesto a morderme pero me despertaron los ladridos de mi perro pug que le ladraba a la nada, yo volteaba para todos lados pero no había nadie, no me considero miedoso, pero por primera vez esa noche tuve mucho miedo.

Serían como las tres de la mañana cuando se escucharon aquellos rasguños otra vez.

Estaba decidido a salir, pero desistí, se escuchaban ladrar todos los perros de la cuadra y mi perrito mushu aulló, aulló todo lo que le restaba a la noche.

A la mañana siguiente aún sintiéndome mal, salí para ver al perro que se había quedado afuera, para mi asombro estaba vivo, me dio tanto gusto que lo abrace y lo besé, cuando le silbé al pug para que se saliera no contestó, se me hizo raro ya que era un perro muy obediente y al ir a verlo estaba muerto.

No entendía qué estaba pasando, de rato tocaron la puerta, era un amigo del trabajo que había ido a preguntar porque no me había presentado a trabajar` y le platiqué la situación.

Historia de terror – Aullando hasta morir


Le dije que me sentía muy mal y que alguien estaba matando a mis perros, al escucharme me dijo que él sabía echar las cartas del tarot, que si quería me las leía y así sabríamos qué estaba pasando.

A pesar de ser incrédulo sobre historia de terror, accedí para que me leyera las cartas, la primera tirada de cartas salieron el Diablo y la luna, mi compañero abrió los ojos, dijo que haría otra tirada para confirmar lo que estaba pensando y salieron la torre y la muerte.

Me dijo que no había duda, que me habían mandado un trabajo negro por parte de una persona que me tenía coraje, pensé que a mis perros les había caído un mal y por eso estaban muriendo.


Pero me dijo que no, que el que tenía el trabajo era yo y que al acariciar a mis animales los estaba condenando a morir, me dio mucho coraje y tristeza por mis perros y pensé que mi último perro también estaba condenado.

En ese momento me acordé de mis gatos, no los había visto en días y pensé que estarían muertos pero no los encontré por ningún lado, y deduje que se fueron salvando su vida.

Mi compañero de trabajo me dijo que para mi perro ya no había remedio pero para mí sí, que buscara ayuda lo más pronto posible, ya que el calor que sentía era porque pusieron mi foto con veladoras y el eco es porque ponen la foto en un frasco y le hablan y por eso se oye cómo eco, preocupado le dije que estaba bien.

Historia de terror – Aullando hasta morir


Todavía faltaba pasar esa noche, cuando obscureció, mi último perro empezó a ladrar muy fuerte, parecía que se defendía de alguien y gruñía muy feo, en medio de todo y a pesar de estar en alerta me venció el sueño, serían como las tres de la mañana cuando me quitaron la sábana y eso me hizo despertar.

Se escuchaban los rasguños en la puerta.
Tenía un calor horrible y me retumbaban las voces dentro de la cabeza, mi perro rasguñaba la puerta con fuerza pero por mi seguridad no abrí, después de un rato mi perro empezó a aullar y así estuvo hasta morir.

Cuando amaneció pude confirmar la muerte de mi perro.

Al quedarme sin mis perros ya no tenía a nadie, si busqué ayuda y me sentí mejor, cada que llega la noche se escucha que rasguñan la puerta dándome cuenta así que mis perros nunca fueron los que la rasguñaban, sino, otro ser.

Esta fue mi Historia de terror

Autor: El Gato Negro.

Derechos Reservados

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror