El Devorador De Carne Historia De Terror 2022

devorador de carne-historia de terror

El Devorador De Carne Historia De Terror 2022

El devorador de carne, historia de terror… Lo que voy a narrar me pasó hace algunos años, yo nací en Ciudad Juárez, pero actualmente vivo en Canadá, no soy ilegal, tengo mi ciudadanía y todo.

La ciudad en la que radico se encuentra en la zona sur de la Costa Este, casi en la frontera con Estados Unidos.

En aquel entonces yo tenía un amigo, era estadounidense, él no hablaba nada de español, pero yo había aprendido el inglés suficiente para mantener una conversación, es vital para conseguir trabajo aquí, o al menos lo era cuando yo me vine para acá.

Mike, así se llamaba mi amigo, él trabajaba en una empresa sub contratista de seguridad, el departamento al que estaba asignado se encargaba de cubrir las áreas protegidas, zonas naturales y parques nacionales o estatales.

Sus turnos eran rotativos y a veces no le tocaba descanso en más de dos semanas, esto debido a que algunos de los que tenían que cubrir un turno nocturno en bosques renunciaban debido a que tenían encuentros de origen misterioso.

Pero Mike era un loco, a él le gustaban esas cosas, era un adicto a las películas de terror, sobre todo cuando había monstruos o criaturas extrañas.

De vez en cuando yo me animaba a acompañarlo cuando le tocaba trabajar de noche, la verdad no soy muy fanático de la naturaleza, además soy bastante miedoso, pero la oscuridad tiene ese algo que te atrae y aunque sabes que puede ser peligroso, no te importa.

La verdad es que las primeras veces que lo acompañé no me tocó presenciar nada extraño, y aunque yo pensaba que el sueño me vencería, la verdad es que la misma oscuridad te obliga a mantenerte alerta y no te deja dormir.

Creo que a día de hoy sí hay un poco de señal en algunos bosques, pero en aquel entonces no, la única forma de pedir ayuda en caso de que algo malo pasara era a través de la radio que mi amigo cargaba como parte de sus herramientas de trabajo.

Bueno, finalmente acompañé a Mike a este bosque al que nunca lo habían enviado antes así que la experiencia era nueva para los dos.

Parte de sus funciones es detectar si hay personas que acudan a cazar de forma ilegal, sobre todo si se trata de especies protegidas.

Esa noche estaba cayendo una lluvia muy leve, pero era suficiente para humedecer la tierra, lo cual ayudaba a detectar intrusos, por aquello de las huellas.

Recuerdo que la noche era fría, ya que era invierno, y aunque ambos íbamos bien abrigados, las corrientes de aire lograban hacernos temblar un poco.

En algún momento alcancé a escuchar como el susurro de una persona, Mike parecía no haberse percatado de eso así que se lo comenté.

Él simplemente me dijo que no hiciera caso de esos ruidos, que no se trataba de personas, porque una persona no haría ruido ya que si estuviera haciendo algo no querría ser descubierta, dijo que ese susurro debía pertenecer a otra cosa que estaba intentando atraernos, y seguramente no sería para nada bueno.

Yo la verdad comencé a sentirme incómodo. Caminamos hacia el exterior del bosque, no regresamos por donde veníamos, continuamos avanzando, pero hacia la periferia.

Luego de un buen rato salimos a campo abierto, ahí Mike me dijo que en ese bosque se habían reportado varias desapariciones, además que ya habían encontrado restos humanos con indicios de haber sido parcialmente devorados.

El Devorador De Carne-Historia De Terror

el-devorador-de-carne-historia-de-terror
el-devorador-de-carne-historia-de-terror

Yo le pregunté por qué nada de eso estaba en las noticias o en algún periódico, él me respondió algo que me dejó pensando: por la misma razón que nadie te dice de dónde vienen los componentes de tu celular.

Entendí a qué se refería.

Nos comimos unas barras de chocolate mientras caminábamos por fuera de la zona boscosa, estábamos contando algunas cosas graciosas cuando a lo lejos alcanzamos a ver una camioneta, era una 4×4, seguro se trataba de un cazador.

Teníamos que acercarnos para ver la matrícula y reportarla, pero no podíamos acercarnos así simplemente, podrían vernos y hasta dispararnos, entonces nos tuvimos que adentrar un poco entre los árboles para evitar ser vistos.

Caminamos despacio hasta estar lo suficientemente cerca para alcanzar a distinguir la matrícula de la camioneta.

Luego nos volvimos a alejar del área para que mi amigo reportara por radio la situación, la persona detrás de la radiofrecuencia le dijo a Mike que la policía ya iba en camino para verificar la situación, también le pidieron que localizara al cazador.

Estábamos caminando de regreso a la camioneta cuando escuchamos un disparo, sí o sí debía tratarse del cazador.

Nos movimos a paso veloz en la dirección de donde Mike creía que provenía el disparo, o sea el corazón del bosque.

Mientras nos adentrábamos al bosque, mi amigo avisó por radio lo del disparo.

Mike me estaba dejando un poco atrás, pero de pronto se paró en seco, y claro que yo hice lo mismo.

Utilizando señas me dio a entender que había visto algo moverse detrás de unos árboles cercanos, y ese algo no era un conejo ni una ardilla.

Entonces escuchamos otro disparo, ambos vimos como alguna cosa corría hacia el corazón del bosque. Me relajé un poco al notar que la cosa que habíamos visto tenía cornamenta y se movía en 4 patas, pensé en alguna especie de ciervo, y se lo dije a Mike.

Pero él inmediatamente descartó esa posibilidad, ya que si lo piensan los animales huyen cuando se tienen amenazados, ¿por qué un ciervo iría en la misma dirección del disparo?, era un comportamiento anormal.

Antes de seguir avanzando me dijo que podíamos regresar a campo abierto para que yo me quedara ahí esperando a la policía en lo que él iba a buscar al cazador.

Le dije que no, que quería acompañarlo. Chocamos los puños y seguimos el camino que nos estaba llevando a la siniestra profundidad del bosque.

A pesar de que sí estábamos avanzando rápido, tardamos como 20 minutos en

llegar, la zona era algo elevada, fácil estaba unos 12 metros por encima del suelo.

Encontramos un rifle tirado, pero no encontramos al cazador, algo lo había atacado, algo o muy grande o muy fuerte como para que no se haya podido defender ni con el rifle.

De pronto sentí que me clavaron una mirada, era una mirada muy pesada, me causaba una sensación espantosa.

Decidí voltear y entonces lo vi, se estaba asomando desde detrás de un árbol, era como una persona, pero su piel era prácticamente del color de las cenizas, de su cabeza salían los cuernos de un ciervo, pero sin duda alguna lo más aterrador era todo el montón de sangre que tenía alrededor de la boca, como si acabara de comer algo.

Mi amigo y yo nos quedamos completamente paralizados, esa cosa algo escuchó y volteó hacia atrás, fue en ese momento que Mike y yo salimos corriendo de ahí a toda velocidad.

No sentí que esa bestia nos estuviera siguiendo, pero por supuesto que no iba detenerme para comprobarlo.

Ni mi amigo ni yo supimos jamás que era aquello con lo que nos encontramos.

La policía encontró el cuerpo del cazador un par de días después, tenía extrañas mordidas en su cuerpo.

Mike comenzó a tener pesadillas, a tal punto que ya no podía ir a trabajar, decía que cuando cerraba los ojos podía ver a esa bestia.

Mi amigo no soportó mucho tiempo la situación y finalmente decidió salir por la puerta falsa.

Jamás me he vuelto a acercarme a un bosque.

Autor: RAMIRO CONTRERAS

Derechos Reservados.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror