La Mujer Del Hotel Historia de Terror

La Mujer Del Hotel Historia de Terror

Quiero compartirles una escalofriante anécdota que me sucedió hace tiempo, aquí en Colombia La Mujer Del Hotel Historia de Terror. Soy estudiante de psicología de octavo semestre, en mis tiempos libres trabajo, hago turnos en un hotel de mi ciudad (no pondré el nombre del lugar por respeto). Un día me llamaron a realizar un turno, era temporada baja, esos días donde las personas no frecuentan mucho los hoteles. Acudí al turno de la mañana, y solo nos encontrábamos, la señora de la cocina, el chico del bar, la señora de la lavandería, el dueño y yo por supuesto. Yo realizaba la labor de camarera. En las mañanas siempre solía organizar la habitación del jefe, así que me dirigí a hacerlo como habitualmente. Cuando llegué comencé a realizar mi trabajo, pero algo era diferente… Comencé a sentir una extraña sensación de escalofríos (cosa que nunca me había pasado estando ahí), pero ignoré yo seguía con mi trabajo. Cuando me encontraba trapeando en la entrada de la habitación, comencé a tener esa sensación extraña, aparte de que me sentía observada, me asomé hacia los dos lados del pasillo, pero no había nadie más ahí. Al terminar y cerrar la puerta, me agaché para tomar las cosas e irme, pero al levantar la mirada estaba parada frente a mí una señora, brinqué del susto pues no me lo esperaba. La señora era de piel muy blanca, cabello corto como a la mitad de sus orejas, estaba llena de canas, recuerdo que vestía con una falda como café y una blusa blanca. Al verla le sonreí, pues se me hizo gracioso asustarme frente a ella, pero la señora estaba muy seria, con su mirada perdida y muy penetrante, no puedo negarles que si me daba miedo verla pues no era normal… Lo primero que le dije a la señora fue: “¿se le ofrece algo? O ¿está perdida?” pero la señora no me respondía, se fue caminando derecho, supuse que no me había escuchado así que yo con mis cosas en la mano, me salí de ahí. Mientras caminaba para dirigirme a donde guardábamos las cosas de limpieza, no dejaba de pensar en la señora y lo extraño que se había portado, a los segundos recordé que en el hotel no había huéspedes y mi curiosidad fue aumentando. Regresé al pasillo para asomarme si de por casualidad aún la señora estaba ahí, pero no había nadie, solo sentía una corriente fría de aire, por lo que me fui, ya que me dio un poco de miedo. Fui rápidamente con la señora de cocina y le pregunté si ella no sabía, si algún huésped hubiera llegado al hotel, me respondió que no sabía y yo le platiqué lo sucedido. Después me dirigí a la oficina del jefe para llevarle un tinto, cuando se lo estaba entregando, yo creo que me notó tensa porque me preguntó si me pasaba algo, y yo le platiqué lo sucedido. Inmediatamente, el jefe me creyó, me pidió que le describiera a la señora que había visto y así lo hice. Mi jefe comenzó a buscar algo en el escritorio escuchándome y sacó una foto, me la mostró y me dijo: “de casualidad ¿es ella la señora que viste?”, yo quedé impactada, no sabía lo que estaba sucediendo y le respondí que , pues era la misma persona. Me sonrió y me dijo, ella es mi madre, murió hace algunos años, yo quedé fría, no lo podía creer, me dijo que no le tuviera miedo que nada malo me haría, y que yo no era la primera en verla, los chicos de los otros turnos también la habían visto. Estaba aterrada, era la primera vez que me sucedía esto, aunque, por otro lado, dentro de también sentí ternura, por lo que ese día decidí rezarle antes de irme del turno.
 
Autor: Anónimo
Derechos Reservados

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror