En La Panadería Historia De Terror 2023

en-la-panaderia-historia-de-terror

En La Panadería Historia De Terror 2023

(La bruja en el horno)

En la panadería, historia de terror… Soy originario de Chile, de una colonia cercana a la capital. Me gustaría compartirles una serie de acontecimientos aterradores de los que fui testigo mientras trabajé en una panadería de una familia, a quienes por razones de respeto mantendré en anonimato.

Es una tradición en ese lugar fabricar la marraqueta.
Tomé ese empleo siendo muy joven, pues la situación en mi familia así lo apremiaba, somo de clase baja, mi padre abandonó a mi mamá cuando mis hermanos y yo eramos muy pequeños, los dueños de la panadería eran vecinos nuestros, siempre buenas personas, aun cuando yo no laboraba con ellos solían regalarle pan a mi mamá, también algunas veces nos apoyaban con algo de azúcar o sal.

En fin, en cuanto yo tuve edad comencé a ayudarles en lo que se pudiera.
Duré mucho tiempo trabajando con ellos, tiempo en el que jamás presencié nada para normal, hasta el día en que una hermana mayor del dueño, quien era mi patrón, se fue a vivir a un departamento que se encontraba justo arriba del negocio.

A partir de ese día todas las cosas cambiaron.

Es curioso, yo jamas conocí ese departamento por dentro, por respeto no me gusta andar husmeando en casas ajenas, para mi mala suerte al final me tocaría conocer ese lugar.

Todo empezó con cositas raras, cuando nos tocaba trabajar en la madrugada, escuchábamos voces extrañas que provenían de la campana de extracción de el horno. Al principio solo las escuché yo, después comenzó a escucharlas mi patrón, quien resolvió cubrir el ruido con música, así que subía el volumen de la radio.

Pasaron unas cuantas semanas, hasta que volvimos a presenciar algo extraño.

Ocurrió lo mismo, justo a las 3 de la mañana, se escucharon las aterradoras voces, de nuevo le subimos al volumen de la música y continuamos trabajando, entonces, para nuestra sorpresa el radio bajó su volumen por si solo, aparte comenzó a cambiarse de estación, así que decidimos desconectarla.

Pasaron los días y conocí a la hermana del patrón, era una mujer de baja estatura y piel oscura que actuaba de manera extraña, como podía a veces hablarte amablemente, como podía hacerlo de manera golpeada, aparte actuaba de una manera errática, yo la verdad prefería no hablarle mucho, incluso mi patrón y su esposa me aconsejaron que no le hiciera confianza.

Así lo hice, sin embargo era inevitable verla casi a diario, pues tenia por costumbre sentarme en la banqueta afuera del expendio de pan y ella siempre estaba afuera, caminando erráticamente.

Noté que siempre llegaban personas a visitarle, al poco tiempo me enteré por una vecina que vende desayunos justo al lado de la panadería, de que esa mujer se dedicaba a la brujería, por lo que siempre recibía personas que iban a pedirle trabajos, como amarres o adivinación.

Sinceramente en aquel entonces todo esto me parecía algo ridículo, pensaba que ese tipo de prácticas solo eran producto de la sugestión, con el tiempo descubriría que la realidad era otra y sobre todo que el problema con esa señora era mayor al de esos trabajos menores.

Paso el tiempo y el trabajo aumentó a tal punto que nos vimos en la necesidad de hacer turnos dobles, como pueden adivinar los turnos nocturnos nadie quería agarrarlos, ni siquiera yo y para mi mala suerte, dos empleados renunciaron, así que no pude elegir, tuve que trabajar de noche.

Para animarme el patrón hizo turno conmigo cada tercer día. En uno de esos turnos, nos tocó ver que de la nada la cortina que cubre la habitación de fermentación se abrió por si sola, se que pueden pensar que quizás el aire pudo haberla abierto, bueno, esto seria posible si la cortina se hubiera abierto hacia afuera, sin embargo esta cortina de plástico esta sujeta a un riel, que es necesario jalar con fuerza para poderla abrir.

Ya se imaginaran el miedo que nos dio, nos costó trabajo salir del cuarto.

Las demás noches nos tocaba ver sombras que pasaban, o escuchar que nos hablaban desde la campana del horno. Cada día empeoraban los fenómenos que experimentábamos y no solo los empleados, algunos vecinos me contaron en confianza, que a veces escuchaban sonidos horribles, en especial una vecina que vive justo al lado, me comentó que tuvieron que mudar de habitación a su madre, pues su cuarto estaba pegado a la casa donde vivía la extraña hermana de mi patrón.

Contaba que su mamá estaba espantada, pues cada noche escuchaba como esa mujer pronunciaba una especie de invocación que era contestada con una voz tenebrosa y aguda, al principio nadie le creía a la señora, por lo que le pidió a uno de sus nietos que pasara una noche con ella, el nieto de la señora también escucho ese espantoso espectáculo, por cierto que el muchacho resulto mas miedoso que la abuela, pues salio corriendo apenas escucho unos minutos de ese infernal dialogo.

La vecina terminó su relato sugiriéndome que hablara con el patrón, pues, consideraba que este tipo de cosas solo acarrean desgracias. Yo le dije que intentaría contarle al patrón.

No encontraba como contarle a mi jefe todo lo que la vecina me platicó, por suerte no hubo necesidad de que yo le contara, pues un día durante el trabajo el me contó la misma historia con ciertos detalles que no escuché de la boca de la vecina, según el me dijo que otra persona le platicó que escucho como su hermana invocaba a un tal “Mefistofeles” , seguido de una lista de personas a las que maldecía y deseaba la muerte, lo que mas le aterró a la vecina, fue que de entre la lista de nombres identificó el nombre de su propio hijo.

Una vez que termino el patrón de contar los hechos que le dijo la vecina, yo le platique lo que a mi me contó la vecina, el me escucho sin interrumpirme, al final me dijo que necesitaba afrontar a su hermana.

Pasarían alrededor de quince días, cuando una serie de desgracias ocurrieron entre la familia de mi patrón, uno de sus hermanos tuvo un accidente en motocicleta, a el le robaron un auto, lo mismo a uno de sus sobrinos que también trabajaba con nosotros y el peor de todos fue el hijo de la vecina, que tuvo un accidente grave en auto, tan mal estaba el joven, que se encontraba en terapia intensiva.

El estrés que provocó esa serie de acontecimientos en el patrón, fue tal, que terminó por orillarlo a la bebida. En cierta ocasión bebió de mas y en un arrebato de ira, subió las escaleras hasta la casa de su hermana.

Llamó con furia a la puerta y comenzaron a intercambiar palabras, el patrón le acusaba de ocasionar la desgracia en su familia. Al final el jefe se fue muy enojado a su casa, lo mismo que hicimos todos.

Ese día, después de la confrontación de mi jefe con su hermana, me fui temprano a mi casa a dormir.

No habré durado durmiendo ni media hora cuando recibí una llamada de uno de los sobrinos del patrón, conteste adormilado, no le entendía muy bien lo que me decía, se escuchaba asustado, solo le entendí que la panadería se quemaba.

La adrenalina se disparó en mi sangre, por lo que me levante de golpe y salí corriendo hasta la panadería.

Apenas di la vuelta en la esquina vi el humo.

Yo esperaba ver la construcción cayéndose a pedazos, pero no, de hecho solo se incendiaba el departamento de la hermana. Apenas llegué, tome uno de los tres extintores del negocio.

Subí corriendo las escaleras, arriba ya casi terminaban de sofocar el fuego el muchacho que me llamó y la esposa del jefe.
La hermana de del patrón estaba en un estado frenético, gritaba, su imagen me parecía muy grotesca, pues iba ataviada solo por un traje hecho de una tela de esas con las que suelen revestir el fondo de los muebles, llevaba también un sombrero hecho del mismo material.

La esposa del patrón se encontraba en la entrada de una habitación, donde me dijeron se inicio el fuego, me miró y me dijo: “mejor ni entres”.

No hubo manera en que no lo hiciera, pues para ese momento ya estaban llegando los bomberos, quienes de inmediato investigaron el origen del fuego, a lo que la hermana del jefe juraba que la causa fue un corto circuito, cosa que apenas entraron a la habitación donde inicio el fuego se aseguro que no fue así.

El cuarto estaba hecho un asco, todo chamuscado y lleno de basura, velas de todos colores con incrustaciones de piedras formando símbolos extraños, y coronando el oscuro escenario, se encontraba un altar y sobre el una estatua con la forma del demonio.

En La Panadería Historia De Terror

en-la-panaderia-historia-de-terror
en-la-panaderia-historia-de-terror

Los bomberos llenaron sus formas de papel, nos tomaron declaración y nos dijeron que probablemente el incendio fue ocasionado por una de esas velas, que al caer al suelo prendieron toda la basura.

Una vez que se fueron, nos tocó a nosotros limpiar. Sacamos un montón de fotografías que no se alcanzaron a quemar, cada una llevaba una petición.
Realmente no quisimos indagar mucho, todo eso nos parecía muy aterrador. Quien sabe cuantas cosas mas habría en ese cuartito.

Después del incendio la actividad paranormal se desbordó, los fenómenos no se presentaban solamente en la noche sino también durante el día, ya se podrán imaginar la escasees de personal que siempre hay en el negocio.

Yo deje el trabajo, no por miedo, sino porque al culminar mis estudios, se me abrieron nuevas oportunidades de trabajo.

Hace mucho que no visito ese lugar, sin embargo, no dejo de pensar en lo que pudo haber conjurado aquella bruja, o quien sabe, quizás el incendio anuló todas esas maldiciones, yo pienso que si, pues hasta la fecha no me he enterado de que algo malo le haya pasado a esa familia.

Autor: Mauricio Farfan

Derechos Reservados.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Historias de Terror