Luces De La Morgue-Historia De Terror 2022

historia-de-terror-cantando-con.jpg

Luces De La Morgue-Historia De Terror 2022

Luces de la Morgue, historia de terror… A las personas en general les parece algo peculiar cuando les digo a qué me dedico, supongo que no es muy popular querer trabajar en la morgue y además siempre piensan en los médicos forenses, pero poco en las personas que nos dedicamos a preparar a quienes fallecieron para que sus familiares y seres queridos puedan despedirlos por ultima vez.

Yo me dedico principalmente a la Tanatoestética, es decir que soy quien se encarga de arreglar a la persona antes de su velación, me gusta pensar que de alguna manera mi labor ayuda los familiares de las personas fallecidas, siempre intento hacer mi mejor trabajo y tratar a los difuntos con respeto.

No es que hubiese planeado durante años trabajar en esto, supongo que fueron más una serie de casualidades, mi hermana mayor había empezado a trabajar en una funeraria, pero en el área administrativa, sin embargo ella comenzó a interesarse por el trabajo que se hacía directamente en la morgue, el cuarto frío y de alguna forma me disuadió para iniciar mis estudios en Tanatoestética, aunque ella abandonó esta idea pasado el primer periodo de estudio, a mi terminó por gustarme y parecerme un trabajo digno y adecuado.

No soy una persona que se impresione con facilidad y además siento una especie de tranquilidad al saber que en algún momento también alguien me preparara para la despedida de este mundo.

Después de concluir mis estudios ingresé a trabajar en la morgue de una funeraria muy conocida, adquirí práctica rápidamente y duré muchos años allí, tengo muchos recuerdos de ese lugar, hay familiares que hacen pedidos particulares, por ejemplo recuerdo que una vez una familia nos pidió poner limones cortados entre las medias de uno de los difuntos, por supuesto que las pusimos pero la verdad nunca supe para qué funcionaban.

El caso es que estaba bien trabajando allí, pero me ofrecieron un mejor sueldo en otro lugar y aunque hoy me arrepiento de mi decisión acepté este nuevo trabajo.

También era en una funeraria, en mi primer día descubrí que la persona que habían contratado antes de mi, solo había durado un par de meses y mis compañeros también llevaban poco tiempo trabajando allí, ellos me mostraron el lugar, todo parecía completamente normal hasta que me mostraron la morgue, mi lugar de trabajo, admito que a veces se sienten energías en este trabajo pero siempre he pensado que es como una huella que el alma dejó en el cuerpo antes de partir, es algo que a mi forma de ver es normal, pero en este nuevo lugar, la energía era particularmente pesada.

Tal vez muchos de mis colegas no creen en estas cosas, pero yo me considero una persona muy espiritual y estoy segura que la energía de aquél lugar no era la normal.

La primera persona que arreglé en mi nuevo empleo era una señora mayor, había muerto por causas naturales.

Por lo general cuando recibimos un difunto nos entregan una especie de informe con algunos datos sobre el fallecido, también nos dan ropa la cual es elegida por los familiares más cercanos y una o dos fotografías que son las más importantes para mi trabajo ya que así puedo tener una imagen clara de cómo arreglar al difunto para su funeral.

Cuando se había preparado el cuerpo de la señora, después de vestirla con un traje de color uva, me dispuse a arreglar el peinado y el maquillaje tal cual estaba en la foto, para terminar le puse color en los labios y me di la vuelta para organizar mi material de trabajo, volteé a ver una vez más a la señora y noté que sus labios estaban pálidos, no entendía por qué si yo había acabado de maquillarlos.

Historia De Terror-Luces De La Morgue

Volví a aplicar el color y esta vez me quedé observándola, en ese momento mi compañero, quien se encargaba del proceso de arreglar y preservar el cuerpo, entró y me preguntó si ya iba a terminar, le respondí que si y volví a observar el rostro de la mujer, de nuevo sus labios estaban pálidos, mi compañero notó mi reacción y preguntó si todo estaba bien y aunque pensé en contarle, decidí no hacerlo pues era mi primer día y no quería causar una mala impresión así que una vez más maquille los labios de la difunta, esperé y esta vez el color no se borró.

Decidí no contarle a nadie sobre ese suceso, casi lo había olvidado después de un mes cuando algo aún más extraño me sucedió en aquella morque, pero esta vez no fui la única en presenciarlo.

Estábamos con el ultimo fallecido de nuestra jornada de trabajo, era un hombre de unos cincuenta años que había muerto a causa de un accidente, el trabajo había sido un poco extenso pues, como explicaba anteriormente en este oficio lo más importante es que los familiares de las personas que recibimos puedan ver a su ser querido justo como lo recordaban en vida.

Estábamos por terminar cuando hubo como un corte de energía, las luces se apagaron y encendieron solo por un segundo, mi compañero y yo nos observamos extrañados, pensamos que tal vez la luz se había ido en ese sector pero la planta de energía debía seguir funcionando, pues por obvias razones la morgue no podía quedarse sin electricidad porque al conservar cuerpos de personas fallecidas, debe tener una temperatura especial.

Ya habíamos terminado de preparar al difunto cuando la luz volvió a cortarse repentinamente, pero esta vez nos quedamos a oscuras, no podíamos ver absolutamente nada, intenté buscar mi teléfono debajo del traje que usaba para el trabajo, entonces mi compañero me dijo que parecía haber luz afuera, salimos de la morgue y efectivamente en el corredor había luz.

Mi compañero decidió ir a hablar con el encargado de seguridad para ver que estaba pasando, yo me quede allí en la puerta esperándolo, recuerdo que en mi celular intenté buscar en Internet alguna noticia sobre la luz, pero no había nada, pasados unos minutos mi compañero volvió, dijo que el vigilante ya había ido a revisar la planta de energía, solo debíamos esperar un poco para poder terminar nuestro trabajo.

Así que estuvimos allí unos minutos hasta que el vigilante que estaba de turno esa noche fue a decirnos que había tenido que llamar a mantenimiento y debíamos esperar más, seguramente no tardarían pues como lo dije antes es indispensable que un lugar como este tenga energía.

No habían pasado más de unos minutos cuando notamos que la luz había regresado, aunque aún no llegaba el personal de mantenimiento, entonces entramos de nuevo a la morgue y nos dispusimos a concluir la jornada laboral, cual fue nuestra sorpresa cuando al entrar vimos que el cuerpo de aquel hombre ya no estaba sobre la mesa que utilizamos para trabajar.

Mire a mi compañero que estaba tan sorprendido cómo yo, nos quedamos un segundo sin saber que hacer, entonces alguien golpeo la puerta, era el vigilante, nos dijo que los de mantenimiento iban a tardar más de lo esperado, pero que habían insistido en ir a ver que no hubiese algún daño importante, estaba hablándonos de esto cuando de repente no pude evitar decirle que el cuerpo no estaba, las palabras solo salieron de mi boca.

Todos quedamos en silencio por un instante, hasta que sugerí que debíamos revisar bien dentro de la morgue, yo sabía que en ese momento los cajones del refrigerador donde se guardan los cuerpos estaban vacíos, pues usualmente solo los utilizábamos cuando en un día llegaban dos cuerpos seguidos o en muy raras ocasiones cuando quedaba trabajo para el día siguiente, pero no es algo común, así que me acerqué a los cajones.

Nunca antes en mis años de trabajo había sentido temor, pero debo confesar que en ese momento sentí un escalofrío, las manos me sudaban y cada vez que habría una de las puertas esperaba encontrarme con el cuerpo que minutos antes yacía sobre la mesa de trabajo, me acerqué a abrir la última y no había nada, no sabíamos cómo había pasado pero el cadáver ya no estaba en la morgue.

Después de buscarlo allí fuimos hasta el puesto del vigilante en dónde estaban las cámaras de seguridad, vimos los videos, primero el del corredor en dónde se veía el momento en el que mi compañero y yo habíamos salido, luego vimos los videos del interior de la morgue, todo se parecía normal podía verse el momento en que la luz se había apagado solo por un segundo y unos minutos después se apagaba del todo.

En ese instante la cámara tardaba un segundo en ajustar la visión de noche, entonces el cuerpo ya no estaba, devolvimos el video porque no podíamos creer lo que acabábamos de ver, de la nada cuando había luz el cuerpo estaba allí pero en cuanto la luz se apagaba la mesa estaba vacía.

Nos quedamos sin saber que hacer, no había explicación para lo que estábamos viendo, entonces el vigilante sugirió que observáramos las grabaciones de las otras cámaras, fue cuando descubrimos que solo había un lugar en el que también se había ido la luz por completo, era el depósito de los ataúdes, en ese momento sonó el timbre de entrada, era el personal de mantenimiento, así que el vigilante fue a abrirles mientras que mi compañero y yo nos dirigimos al depósito.

Empezamos a buscar dentro de los ataúdes, parecía una locura que estuviésemos haciendo esto, en un momento mi compañero me llamó, había encontrado un ataúd que se veía a medio abrir, levantó la tapa, allí estaba el cuerpo y no teníamos ninguna explicación lógica para esto.

Mi compañero cambió de trabajo un mes después de este suceso, el vigilante que estuvo de turno esa noche también se fue al cabo de un par de mese, supongo que le contó a alguno de sus compañeros pues en unas cuantas ocasiones las personas que enviaba la empresa de vigilancia nos preguntaban si alguna vez habíamos visto algo extraño, incluso hubo uno que me decía que a veces escuchaba ruidos que venían de la morgue, yo estuve trabajando allí por casi dos años, nunca volví a ver algo como lo que nos pasó esa noche, pero siempre sentí que había una energía diferente en aquel lugar.

Autor: Luna

Derechos Reservados.


Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror