Aquelarre – Historia de terror 2022

Historia de terror - aquelarre

Aquelarre – Historia de terror 2022

Historia de terror…Mi familia es originaria de Amacueca. Mi abuelo tenia un rancho en los límites del pueblo, en una zona boscosa.

Solíamos ir los fines de semana de visita a su rancho, pues es un lugar muy agradable para pasar las vacaciones.
Lo que mas me gusta hacer en ese lugar, es realizar senderismo por el bosque.

En una zona rural siempre abundan las historias de terror.

Recuerdo que mi abuelo solía contarnos algunas, sobre aparecidos en los montes y mi historia favorita, una donde una bruja se le aparecía como una hermosa mujer, que le pedía ayuda, pues estaba perdida, pero cuando mi abuelo le veía los pies, estos eran parecidos a los de un pato.

Mi abuelo hablaba mucho sobre esa bruja, decía que estos seres tenían el poder de crear alucinaciones, para lograr que te perdieras y después robarte la vitalidad.

Sinceramente, estas historias de terror me eran muy entretenidas , pero no le creía nada de lo que contaba, creía que mi abuelo al estar tanto tiempo alejado de la ciudad y la gente, inventaba estas historias para no aburrirse.

Tiempo después me arrepentiría por haber juzgado de esa manera a mi abuelo.

Una tarde, caminaba con mis hermanos y unos primos, muy cerca de los límites de las tierras de mi abuelo. Antes, nunca vi que otras vivieran por la zona, pero durante ese paseo, notamos una cabaña.

No le prestamos mucha atención en ese momento, solo se nos hizo curioso ver algo así, pues en esa zona no hay nada y por el tamaño de la construcción no nos imaginamos que alguien viviera allí.

Historia de terror – Aquelarre

Seguimos caminando por el sendero, hasta llegar a un claro un poco escondido, es un lugar extraño, algo así como un montículo en medio de una arboleda. Cuando eramos niños, solíamos jugar a que en ese lugar aterrizaban ovnis.

Cuando entramos a la arboleda, un olor asqueroso nos recibió, el olor de cadáver en descomposición. Rápidamente notamos porque olía así.

Sobre el montículo estaban posados algunos cuerpos de animales, que debido a su estado de descomposición, no adivinábamos que eran. Supongo que algunos eran aves, pues, había muchas plumas negras regadas.

Todos nos apretamos la nariz y aunque sentíamos repulsión, nos quedamos allí mirando ese vertedero de cadáveres sin forma. De un arbusto, junto a una piel, salió un enorme ganso negro, con los ojos rojos, le faltaban algunas plumas, se veía espantoso.

El ave se abalanzó a atacarnos, lanzando unos horribles graznidos.
De inmediato nos echamos para atrás y comenzamos a correr, como yo iba mas lento, el ave alcanzo a agarrarme el pantalón con su pico. Fueron momentos de pura desesperación, pues les juro que los graznidos del ave parecían palabras, era como si un ser infernal lanzara maldiciones al aire.

No se ni como, pero logré zafarme del ave.
No vi ni a mis hermanos, ni a mis primos. Debido al pánico que me invadió, me desvié del camino sin darme cuenta.

Me puse a gritar como loco durante un rato, pero nadie acudía a buscarme.
Intenté regresar sobre mis pasos, pero solo conseguí perderme mas.

En eso recordé lo que decía mi abuelo acerca de que las brujas eran capaces de confundirte con alucinaciones, para que te perdieras, no pude evitar ponerme a llorar de miedo.

Después de un rato, intenté tranquilizarme, pues pese a estar perdido, aun no me ocurría nada extraño, salvo el ataque del ave.

Camine en linea recta, pensando en que tarde o temprano tendría que salir a una senda, aunque ya estaba oscuro.

Quien sabe por cuanto tiempo habré caminado sin rumbo, cuando al fin vi una luz a lo lejos del camino.
Corrí en esa dirección, entonces llegue de nuevo al montículo en el claro, me paré a unos cuantos metros, pues note algo extraño.

La luz provenía de una fogata y junto a ella, estaban dos mujeres jóvenes y una anciana. Lo que vi frente a mi, es una escena de completa locura.

Historia de terror – Aquelarre

Historia de terror Aquelarre

El ganso que me perseguí hace apenas unas horas, apareció de entre las sombras, lucia aun mas aterrador que cuando me persiguió. Escuchaba sus graznidos, se escuchaban aun mas humanos, casi puedo asegurar que entendía sus palabras.

De pronto una de las chicas comenzó a convulsionar en el piso, mientras que la anciana se acercó al ganso, lo tomo entre sus manos y de repente le corto el pescuezo. El animal soltó un alarido que no se diferenciaba en nada con el grito de una persona.

Esto me obligó a gritar.
Creí que mi grito llamaría la atención del aquelarre de brujas, pero no, aquellas mujeres parecían perdidas en su extraño siniestro ritual. Aproveché entonces para caminar en dirección a la brecha que me llevaría hasta el rancho de mi abuelo.

No tarde en encontrarme con toda mi familia, que me buscaban desesperadamente.
Les conté sobre el aquelarre que vi en el montículo.

Después de que escucharon mi historia de terror, todos me dijeron que eso no podía ser posible, pues ellos pasaron también por ese lugar y no encontraron nada extraño, solo los cadáveres de animales.

No podía creer lo que me estaban diciendo, estaba muy seguro de lo que vi.

A la mañana siguiente, caminamos hasta la pequeña cabaña. Dentro estaba completamente vació, solo unas cuantas plumas negras, pero no vimos señal alguna de que alguien viviera allí.

Al regresar al rancho, le conté a mi abuelo lo que me ocurrió, el si me creyó y se asustó muchísimo, me dijo que el ave que vi era muy peligrosa, pues podía tratarse de la manera en que se manifestaba el mismísimo demonio.

Aquella noche no pude dormir, pues escuchaba un fuerte aleteo afuera de mi ventana y aunque no me atreví a asomarme, estoy seguro que allí afuera estaba ese horrible ganso negro, de ojos rojos. Esa vez yo ya no quise volver a salir a caminar y estuve presionando a mis padres para irnos a casa.

Pasaron un par de años para que volviéramos a ir. De hecho regresamos por que mi abuelo estaba enfermo.
Cuando llegamos lo encontramos en cama, según nos dijo una tía ya no se recuperaría mi abuelo, tenia cáncer, en estado avanzado, así que solo quería despedirse de nosotros, antes de ponerse mas malo.

Cuando me tocó platicar a solas con el, me dijo que volvió al lugar donde yo presencie el aquelarre.

Al igual que me paso a mi, vio salir un enorme ganso negro, de ojos negros, pero mi abuelo lejos de asustarse, le corto el pescuezo con un machete que llevaba. Según mi abuelo, el ave seguía graznando después de muerta, y su cuerpo tardó un rato en caer.

A raíz de que mató al ave mi abuelo enfermo, bueno eso es lo que dijo, y que ademas por las noches escuchaba los graznidos del ave en el patio o afuera de su ventana, siempre lo acechaba en donde menos se lo esperaba.

Historia de terror – Aquelarre

Pasamos un par de noches en la casa, pues mi madre deseaba estar allí, hasta que mi abuelo falleciera.
Durante esas noches, tuve un par de sueños algo extraños, en todos volvía al lugar en el bosque, me encontraba al ganso, solo que este en lugar de atacarme, me miraba y hablaba claramente, con voz de mujer, la cara se le deformaba, parecía como si se estuviera transformando en una persona.

La escena me obligo a despertar gritando.
Mi abuelo murió después de una semana.

No se si creer que la causa de su muerte fue una venganza por parte de las brujas.

Me quedan muchas dudas, tanto de la muerte de mi abuelo, como de los fenómenos que experimenté estando en el rancho, como el ave, si era en verdad una bruja, o era como dijo mi abuelo, la forma en que se aparecía el diablo.

Platicando con mis primos, me enteré de que varios se habían encontrado con el ave en otras zonas del bosque y también visto a una anciana deambulando cerca del ave.

Mi madre y sus hermanos vendieron el rancho y no volvimos jamas.

Se perfectamente lo que vi y espero que los nuevos dueños no tengan que lidiar con esa ave diabólica, con la que aun a veces, tengo pesadillas. Historia de terror

Autor: Mauricio Farfan.

Derechos Reservados

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror