La Llorona En Venezuela 2022

La Llorona En Venezuela 2022


La llorona en Venezuela…Hoy quisiera compartir una historia que viví hace algo de tiempo, para ser exactos, fue hace siete años.

Por aquel entonces vivía en un pueblo del estado de Monagas, al oriente de Venezuel
Mi nombre es William Tapias.

Transcurría el año 2013, por aquel entonces vivía con unos tíos y primos.
Era la noche del 16 de octubre, me disponía a acostarme a dormir, después de hablar largo rato con mi novia.

En aquella época aun se usaba mucho realizar llamadas, hoy en día todo se reduce a mandar mensajes. A mi celular no le duraba mucho la batería aparte, una llamada gasta al doble la batería.

Aun no era tan tarde, eran las diez de la noche apenas. Justo cuando colgué antes de que se apagara mi teléfono, no sin antes despedirme. Apenas colgué y se fue la luz, un apagón de esos que anuncian que una noche extraña esta por venir.

Al no encontrar nada que me distrajera, me dormí rapidamente, mas no por mucho tiempo.
A eso de las once cincuenta y cinco de la noche, me desperté. Me sentí como esas veces que sientes que has dormido suficiente, cuando solo dormiste una hora, no tenia ya nada de sueño.

Aun le quedaba un poco de batería a mi teléfono, pero la luz aun no regresaba. Aunque eran normales esos cortes de luz, se sentía extraño el apagón esa noche.

Me levanté y aprovechando que aun tenia un poco de batería, utilicé la luz del teléfono para buscar una vela, pero de camino me dieron ganas de ir al baño, así que me desvié a a orinar primero.

Estando dentro del baño me invadieron unos escalofríos tremendos. Por el momento no les tome mucha importancia, pensé que podía ser algo completamente normal. Enseguida salí del baño y me dirigí a los estantes donde guardábamos velas. Removí mil cosas, pero no encontré nada.

Después me asomé por la ventana, había luna llena. El firmamento estaba tan claro gracias a la falta de iluminación en las calles, aparte todo estaba tan callado, le dije a mi mente que la luna se veía muy hermosa.
Seguí caminando hasta quedarme en medio de la cocina, me quede pensando, en que lugar habría puesto mi tío las velas.

En la cocina tenemos varias jaulas con pájaros, a los cuales cubrimos con una sábanas para que durmieran bien. De pronto comenzaron a aletear como locos, se movían de un lado a otro, algo parecía haberlos alterado, aunque yo en ese momento pensé, que simplemente habían enloquecido, no sentía miedo, ni nada parecido, pues no sospechaba lo que estaba por ocurrir segundos después.

Me quedé absorto en mis pensamientos, comenzaba a sentirme algo tenso, ya iban dos cosas extrañas que me ocurrían.

En eso comencé a escuchar un lamento recorriendo las calles, al principio era muy tenue, pero no tardó en sonar fuerte un: ¡Ay mis hijos!

La Llorona En Venezuela

Supe de inmediato que se trataba de la llorona. Conocía de este ser, pero jamás lo había escuchado antes, en verdad que escucharla produce en tu cuerpo una sensación de completo terror.

No es solo el echo de escucharla o pensar que ese espectro se encuentre merodeando afuera de las casas, en las calles vacías, sino que el sonido que produce causa tal impacto que, creo yo, si te mantienes mucho rato escuchándola enloquecerás.

Pensé rápido y a causa del miedo, corrí a esconderme en el cuarto de mis primos, que era la habitación de en medio. Mi tío dormía en la otra habitación con su mujer, quien estaba embarazada y ya a punto de dar a luz.
Mis primos no se encontraban en casa, así que encontré las camas vacías, me arrojé en en una de ellas y después me cubrí todo el cuerpo, incluyendo la cara con una sábana.

No podía dejar de temblar. Comencé a pensar en eso que dicen, que si la escuchas lejos es porque realmente se encuentra cerca y viceversa. No se si sería a causa del miedo, pero su voz se escuchaba por todas partes, en los pasillos, en las calles, en las ventanas y puertas, ni cerca, ni lejos, no se como explicarlo, su llanto era demasiado extraño y aterrador, que me hizo sentir como si el corazón se me fuera a salir del pecho.

En eso, como cosa hecha adrede, en la pared que daba a mi habitación escuche algo, eran unos golpes muy fuertes, no tenia explicación alguna, pues esa habitación se encontraba vacía.

Días antes había escuchado ese mismo sonido estando solo en mi habitación. Pero cuando eso ocurría, yo sospechaba de una vecina, que era abuela de una ex novia, ella siempre nos miraba con mala cara cuando jugábamos afuera, tenia pinta de practicar la brujería.

Los perros que teníamos en la casa unidos a los de los vecinos, no dejaban de ladrar de manera desesperante. No sabía que hacer, del miedo no me podía ni mover. Entonces saqué mi celular, me sorprendió que aun tuviera batería. Le mandé un mensaje de texto a mi tío, le pedía que fueran al cuarto, pues tenia muchísimo miedo. Desgraciadamente no leyó el mensaje de inmediato. Los acontecimientos ocurrieron de las doce hasta las tres de la madrugada.

Como a eso de las seis de la mañana, llegó mi tía embarazada a la habitación, pero para esta hora ya todo estaba calmado.

Ya que yo estuve tranquilo, les conté todo lo ocurrido, me sentía extrañado de que ellos no hubieran escuchado nada en toda la noche. Aun así me creyeron, incluso mi tío, que era el mas incrédulo. El me dijo que solo escuchó unos aleteos de ave muy grande afuera de su ventana, mas no a la llorona

Ese día no asistí al colegio, pues terminé enfermo con fiebre, no se si fue a causa del susto o a que estuve mucho rato mojado de sudor. A las diez de la mañana a mi tía le comenzaron a dar los dolores de parto.

Ese día llegaron mis primos y después de que les conté todo lo que me ocurrió la noche anterior, no quisieron pasar la noche en la casa, al igual que yo.

Entonces preferimos irnos a dormir a la casa de otra tía, que vivía cerca. Sabíamos que en esta casa también se decía, se presentaban sucesos paranormales, pero como nosotros jamás presenciamos nada, preferíamos pasar la noche allí. Mis primos aunque no habían escuchado a la llorona, si llegaron a oír los golpes en el muro de mi cuarto y pensaban que todo lo que ocurría era a causa de la vecina de la que les hablé, de quien pensábamos era una bruja y me tenia coraje por ya no ser novio de su nieta.

Casi toda mi vida he presenciado fenómenos extraños, no se si esto sea a causa de que no estoy bautizado. Pero todo lo que llegué a ver o sentir de niño, no se compara a lo que escuché esa noche.

No se si en verdad la vecina sería la culpable de que se apareciera la llorona por mi casa. Pienso que no, pues no creo que ninguna bruja sea capaz de invocar a un ser de tal magnitud. Aparte los sucesos paranormales continuaron presentándose en la casa, pero nada parecido al llanto de la llorona a quien no volví a escuchar.

Pero los golpes en el muro, los comportamientos extraños en las mascotas.
Cada noche me acostaba con miedo de volver a escuchar a la llorona llegar.
Lo que si ocurrió que la anciana de enfrente de la casa comenzó a molestarme y arrojar huevos frente a la puerta.

Una noche mientras dormía, me despertaron los ladridos de los perros, creí que todo comenzaría de nuevo, así que volví a cubrirme completamente con la sábana, esta vez estaban todos en casa, esto me daba un poco de seguridad, pues en caso de que la llorona volviera a escucharse, era difícil que no escucharan todos.

El muro comenzó a ser golpeado, lo mismo le ocurrió a mi ventana. El sonido era tan fuerte que creí que se rompería el cristal dentro del marco en la ventana.

Afortunadamente la llorona no se hizo presente, pero si el aleteo del que hablaba mi tío, era muy extraño, nunca escuché a un ave que pudiera producir ese sonido.

De nuevo me paralice del miedo. Minutos después mis primos entraron corriendo a mi habitación, encendieron la luz, esto logro sacarme de mi parálisis momentánea.


Me preguntaron si había escuchado el aleteo, al igual que ellos. Yo les conteste que si. No entendimos como era posible que ese sonido se escuchara en dos lugares al mismo tiempo.
Durante varios días ya no escuchamos nada. No se si fue porque la vecina se cambio de casa.
FIN

Autor:  M. V. Farfan

Derechos Reservados.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror