Desdoblamiento-Historia De Terror 2022

desdoblamiento-historia de terror (1)

Desdoblamiento-Historia De Terror 2022

Desdoblamiento, historia de terror… Cuando era joven empezaron a llamarme la atención los temas paranormales.

A medida que entré en la adolescencia noté que podía percibir cosas que no todos podían.

Aquellos que estén escuchando esto y también tengan esta sensibilidad o don particular, seguramente comprenderán que es sobre todo en esta etapa de la vida, cuando se es adolecente, en la que uno empieza a sentir con más fuerza estos cambios, pues es un momento en que la mente, el cuerpo y el espíritu están desarrollándose a gran velocidad, así que fue en este momento cuando comencé a aprender a predecir el futuro, percibía presencias, entidades o espíritus que me rondaban a mi o quienes eran cercanos a mí, algunas veces en sueños veía situaciones o indicios de cosas que estaban por suceder, es algo difícil de explicar, pero tenía presentimientos fuera de lo común.

Sin embargo nunca vi esto como un medio de trabajo, fue algo que me guardé para mi mismo o que usaba a veces con mis compañeros cuando hacíamos reuniones, sobre todo cuando al crecer me mudé a otra ciudad y me presenté a una universidad en donde estudié artes.

En esa época conseguí un trabajo que me permitió pagar un departamento pequeño para vivir solo, que además me quedaba cerca de donde estudiaba, allí recuerdo que mi mamá iba a visitarme de vez en cuando, sobre todo cuando tenía alguna exposición de lo que había pintado y fue durante una de sus visitas que ocurrió la historia que voy a contarles.

La verdad era que tenía muchos amigos en ese tiempo, cuando me mudé solo, me gustaba hacer reuniones con ellos, no diría que eran fiestas, pero si escuchábamos música, tomábamos algo y a veces les leía las cartas o los números.

Recuerdo que la última que organicé fue un sábado, no creo que estuviéramos celebrando nada en especial, fue una de esas celebraciones porque sí, todo acabó como el domingo a medio día, así que organicé y descansé el tiempo que pude.

Ese lunes empecé a sentir que algo no estaba bien, pero no estaba muy seguro de cuál era el problema, con el paso de los días noté que algunas cosas del departamento cambiaban de lugar, a veces cuando dormía me parecía que había alguien en el marco de la puerta de mi habitación, e incluso empecé a sentir una presencia, algo o alguien que me perseguía, como cuando caminas por la calle y escuchas los pasos de una persona detrás de ti, además comencé a tener pensamientos que no eran míos, era como si hubiese una voz dentro de mi cabeza que me impedía descansar y concentrarme.

Por esos días descubrí que aquellos que yo consideraba mis amigos, no lo eran, me di cuenta que hablaban mal de mí a mis espaldas o que se molestaban cuando mis trabajos eran buenos, pero el semestre estaba a punto de acabar así que decidí que era un buen momento para alejarme de estas personas.

Cuando quedaba una semana para terminar las clases, mi mamá viajó a visitarme y a ver una exposición que la facultad había organizado con los mejores trabajos del semestre, entre los que había unos cuadros que yo había pintado.

En esos días ella pasó mucho tiempo en el departamento mientras yo estaba estudiando y trabajando y el día de la exposición me contó que sentía que había algo raro en el departamento, me dijo que el día anterior mientras estaba en la habitación, pudo ver con la orilla del ojo como si alguien hubiera pasado rápido, corriendo hacia la sala, ella se quedó quieta y bajo el volumen de la televisión por un instante, pero no escuchó nada.

Así que decidió ignorar lo que había visto, hasta que escuchó la puerta de la entrada, entonces se levantó para ver si yo había llegado, pero no había nadie y además la puerta tenía puesto el pasador y estaba cerrada con llave, así que era muy poco probable que alguien hubiese entrado ya que ella estaba segura de no haber oído el ruido que hace la cerradura cuando se gira la llave y tampoco era posible mover el pasador desde afuera del departamento.

Aunque no me pareció normal, le dije que tal vez había sido el sonido del departamento del lado, después de todo los muros no eran tan gruesos y a veces se escuchaba con facilidad lo que ocurría en los otros departamentos.

Sin embargo el fin de semana no podía dejar de pensar en lo que ella me había contado, yo no le había dicho nada sobre lo que me estaba pasando, pero que ella también hubiese sentido una presencia extraña en ese lugar me confirmó que si existía esa presencia, así que decidí llegar al fondo de la situación, puse en práctica algo que solo había podido realizar una vez en mi vida, pero estaba seguro de que era la única manera de desentrañar la situación, así que intenté realizar un desdoblamiento.

En la noche le pedí a mi mamá que se quedara a mi lado, pues era como mi guía, como un amuleto de buena suerte en caso de que algo saliera mal, me concentré, no creo que sea algo que se pueda explicar claramente con palabras, pero es cercano a la meditación y hay un momento en el que tienes conciencia de tu cuerpo físico y también del cuerpo astral, en ese momento en que sientes ambos por separado, se puede desprender el cuerpo astral.

Desdoblamiento-Historia De Terror

desdoblamiento-historia-de-terror-2
desdoblamiento-historia-de-terror-2

Cuando lo logré, anduve con mi cuerpo astral por mi departamento, me vi a mi mismo acostado a un lado de la cama y mi madre estaba a mi lado, se había quedado dormida así que supe que había durado bastante tiempo en llegar al estado de desprender mi cuerpo astral del físico.

Miré a mi alrededor y vi que había gusanos energético y entidades no espirituales, eran como ecos de emociones o situaciones que habían ocurrido en ese lugar, no eran formas físicas, tampoco personas, pero no encontré esa presencia que había estado sintiendo, entonces tuve la intuición de que debía ir hasta la universidad.

Es importante aclarar que cuando se está en ese plano, el tiempo es diferente, se puede transitar por momentos que ya han ocurrido, ver situaciones que dejaron un eco en determinado lugar, así que teniendo esto presente fui hasta mi facultad, recuerdo mucho haber pasado por el centro de la ciudad, estaba lleno de presencias y recuerdo haber sentido mucho miedo y tristeza.

Entonces llegué a la universidad, anduve por los corredores, hasta que en la parte de atrás del salón de artes escuché una voz que reconocí de inmediato, era una ex novia con la que habíamos terminado la relación hacía más o menos dos meses, estaba hablando con otra mujer a la que yo no conocía, intente acercarme para poder oír mejor, ellas no notaban mi presencia, yo las veía cómo borrosas, parecían un recuerdo, era evidente que la conversación no estaba ocurriendo en ese momento, era un evento del pasado.

Vi que mi ex le estaba mostrando una foto mía a la mujer, se veía que estaba muy molesta, la mujer le decía que debía seguir sus instrucciones al pie de la letra y tenía que tener paciencia, pues necesitaban que yo estuviera expuesto a una situación especial para que lo que iban a hacer funcionara.

Mi ex le pagó a la mujer y acordaron verse de nuevo para que la mujer le entregara algo que ella debía dejar en mi departamento, entonces comprendí la situación, estaba pagando un trabajo de brujería, pero no para que yo volviera con ella, supongo que solo quería lastimarme o vengarse de mí, pero lo que más llamó mi atención fue la advertencia de que yo debía exponerme a una situación particular.

Pensé en esto mientras regresaba a mi departamento y entonces lo recordé, la última vez que había invitado a mis supuestos amigos a mi casa, uno de ellos, que casualmente ahora salía con mi ex novia, había insistido mucho en que le leyera las cartas, así que lo hice, pero por alguna razón el tuvo que irse repentinamente y olvidé cerrar la sesión, lo que fue un gran error, nunca había dejado una sesión de cartas abiertas, así que seguramente esta situación sirvió como canal para que entrase la entidad que habían enviado a molestarme.

En ese momento tuve una sensación horrible, como si me faltara el aliento, empecé a sentirme desorientado, confundido, debía regresar a mi cuerpo, así que rápidamente entré a la habitación y en mi confusión, abrí la puerta, lo cual es muy extraño ya que los cuerpos astrales no necesitan abrir puertas, era como si los planos estuvieran mezclándose.

Al entrar vi a mi madre que estaba sentada junto a mi cuerpo, estaba rezando y noté que a los pies de la cama había una presencia, al verla sentí paz, tranquilidad, ese ser emanaba una luz tan fuerte que iluminaba por completo la habitación, era como si su aura pudiera verse y estuviera hecha de luz.

Noté que en los rincones de las paredes estaban las presencias que yo había visto cuando me levanté de mi cuerpo físico, pero ahora parecían aprisionadas por esa luz deslumbrante, no podían moverse, entonces salté a la cama para volver a la realidad, sentí como si estuviera teniendo una convulsión, luego tuve un fuerte dolor en el pecho, abrí los ojos pero no podía moverme, como cuando se tiene una parálisis del sueño, intenté hablar, ya no veía a ninguno de los seres ni a las presencias, en mi mente comencé a rezar, poco a poco fue recuperando mi movilidad, vi a mi madre que también me miró y ambos continuamos rezando en voz alta hasta que amaneció.

Cuando el sol saló ella me contó lo que había visto, dijo que se había quedado dormida, hasta que pasada la media noche se despertó repentinamente, entonces me observó, yo continuaba quieto, pero notó que mi respiración no era profunda como cuando uno está durmiendo, era muy débil, solo entraba un hilo de aire por mi nariz.

Además sintió que estaba haciendo mucho frió, entonces notó que los vidrios de la ventana de la habitación que daba a la calle estaban empañados, se acercó para limpiarlos y fue cuando se dio cuenta que estaban empañados en la parte de afuera, es decir que la temperatura en la habitación era tan baja que se habían empañado de esa manera.

En ese momento ella sintió mucho temor y decidió empezar a orar, llevaba un rato ahí, cuando la puerta se abrió de repente, era una puerta que siempre había que abrir con fuerza pues la habitación tenía una alfombra gruesa, así que era imposible que la fuerza del viento la moviera, empezó a rezar con más insistencia y en un rato después me vio abrir los ojos y me escuchó rezando, entonces decidió continuar orando con migo hasta que amaneció.

Le conté lo que había descubierto, ella me recriminó un poco por no haber acudido a ella desde el momento en el que sentí que algo malo estaba ocurriendo, pero dijo que me ayudaría, ella estaba segura de que debía haber alguna cosa allí en mi habitación, un medio por el que esa entidad me molestaba, entonces empezamos a buscar entre la ropa, en la cama, en el colchón y poco a poco, encontramos unas cosas pequeñas, una especie de atados, estaban bajo la alfombra en donde empieza el suelo y termina la pared y había uno cocido en la esquina de la cobija gruesa que cubría la cama.

Entre los atados encontramos cabello, uñas, tierra y algo que parecía como rocas diminutas, cuando las vimos con detenimiento llegamos a la conclusión de que era hueso molido.

Decidimos quemar todo, después hicimos un sahumerio y rezamos por un par de días, en las mañanas, en las noches y sobre todo el rosario a las tres de la tarde.

Un mes después me mudé de departamento pero la verdad es que después de la noche del desdoblamiento no volví a sentir esa presencia maligna que me seguía a todas partes.

Autor Luna

Derechos Reservados.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror