Enamorado-Historia De Terror 2022

Enamorado-Historia De Terror 2022

Enamorado, historia de terror…Era un cuatro de agosto de 1988, aún lo recuerdo como si hubiera sido ayer, me encontraba en mi pueblo natal, cuya rutina solo se trataba de trabajar en el campo y aquellas tierras que necesitaban mantenimiento, pues realmente no había alguna otra distracción cercana, es más, hasta los periódicos locales tardaban meses en llegar a nuestras manos.

Por otro lado, mis padres me presionaban a conocer a una mujer del pueblo, y ya poder hacer una vida, pues la mayoría de jóvenes de mi edad ya estaban casados, e inclusive ya habían formado una familia, sin embargo, aún no me sentía preparado, hasta que una madrugada iba caminando rumbo a casa.

Ya que se me había hecho tarde arando las tierras de mi abuelo, y aunque yo conocía perfectamente el camino, en ese momento me llegó un escalofrío que nunca antes había sentido.

Así que continué mi camino, ahora un poco más rápido, pues el miedo comenzaba a sentirlo.

Fue entonces donde todo cambió, pude ver a lo lejos la silueta de una mujer que caminaba un poco atrás de mí, decidí esperarla para que no caminara sola, y al mismo tiempo yo olvidara aquella vibra que había sentido minutos antes de ese encuentro.

En ese momento pude observar al amor de mi vida pasar, era una mujer tan hermosa que en ese momento supe que sería aquella mujer con quien quería pasar el resto de mis días.

Claramente me acerqué a ella con una sonrisa preguntando hacia dónde se dirigía, a lo que me dijo que era hasta el siguiente pueblo, pues ella era maestra rural y tenía que caminar los fines de semana de madrugada para poder llegar a tiempo a sus clases del día siguiente, así que no podía desaprovechar aquella oportunidad que se había puesto en mi camino, y decidí acompañarla lo más cerca que pude.

Enamorado-Historia De Terror

enamorado-historia-de-terror
enamorado-historia-de-terror

No paraba de pensar en su belleza y aquella delicadeza que tanto la caracterizaba, así que de ahora en adelante mi meta era conquistar a esa bella mujer, y aunque solo pudiera verla los fines de semana y de madrugada, estaba dispuesto a hacerlo.

Sabía que era demasiado rápido para contarle a mis padres.

Y por supuesto yo no estaba seguro de que una mujer tan preparada profesionalmente se fuera a fijar en un pobre campesino como yo, así que mantuve aquella ilusión de amor guardada por un tiempo.

Esperé con ansia el fin de semana, así que volví a caminar aquel tramo donde la encontré por última vez.

Esperé y esperé por un largo tiempo, sin embargo, ella no aparecía.

Casi a punto de rendirme y dirigirme a casa, la pude ver a lo lejos, y pude sentir como mi corazón palpitaba cada vez más que ella se acercaba.

Cuando una persona se enamora, puede pensar en muchas cosas, no obstante, aquel día vi llorar de una forma desconsolada a mi amada, pues ella abrió su corazón y decidió contarme como su padre la maltrataba a tal punto de golpearla, abusar de ella y dejarla inconsciente, es por ello que buscaba huir de cualquier manera, donde sea que fuera.

Y si continuaba más tiempo conviviendo con él, su muerte estaría asegurada.
Finalmente, me agradeció por escucharla y siguió su camino, pues a pesar de ello, aquella mujer continuaba comprometida con su trabajo.

Podría sonar absurdo, pero en ese momento, camino a casa, pensé en ofrecerle mi hogar para que ella estuviera más segura, pero no sabía si era lo correcto, así que decidí que era momento de contarles a mis padres de aquella joven que se había robado mi corazón.

Fue tanto mi nerviosismo, que una noche antes de hablarles sobre ella, tuve un sueño muy raro, pues vi a ella en su casa, y su padre, golpeándola fuertemente mientras ella le rogaba de rodillas, que parara, pues el dolor que sentía se veía reflejado en aquella cara tan pura y linda.

Al despertar la mañana siguiente, le comenté a mis padres sobre la situación, y aunque pensé que ellos no me creerían, si lo hicieron, y del mismo modo, también me apoyaron, pues ellos estaban en contra del maltrato y aquello que perjudica la integridad de una persona.

Estaba dispuesto a dar lo mejor de mí para ella, así que esperé nuevamente a la misma hora y en el mismo lugar que solía verla, esta vez no demoró mucho y aunque venía un poco agitada por el largo camino, pude ofrecerle mi propuesta, a la cual accedió, pues no me garantizaba una vida de amor, sin embargo, los dos sabíamos nuestras intenciones, así que ella me prometió que a la mañana siguiente llegaría con sus pertenencias, y finalmente me agradeció por aquel apoyo que le ofrecía.

La noche se hizo eterna y mi preocupación aún más, pues lo que más anhelaba en ese momento era que llegara la mañana, y poder ofrecer lo mejor de mí para aquella joven, al igual que tener todo listo para que tuviera una estancia feliz, pero principalmente tranquila.

Comenzó a salir el sol y las manecillas del reloj comenzaban a girar, aquella mujer no llegaba, empecé a cuestionarme si ella se encontraba bien, pero realmente caí en conclusión que no sabía mucho de esa chica, ni donde poder encontrarla, así que traté de guardar calma, quizá se le había hecho tarde o tuvo un contratiempo.

Tomé un periódico que me encontré en el lugar, y comencé a leerlo mientras esperaba, pues también quería enterarme de todos los acontecimientos ocurridos en esos meses, así que decidí dirigirme automáticamente a la sección policiaca, pues esa era mi favorita.

Fue ahí donde sentí un cosquilleo y miedo en todo mi cuerpo, era como si estuviera muerto en vida. Pues en una de las notas aparecía ella, mi ser amado, la mujer con la que había visualizado una vida entera.

“Mujer es asesinada por su propio padre”, así era como empezaba la cabeza de la nota, así que en automático comencé a leer acerca del suceso, era claro, era ella, porque había sucedido eso, había sido demasiado tarde para hacer algo al respecto.

Nunca debí dejarla ir, le pude haber ofrecido mi ayuda desde antes, si tan solo la hubiera conocido y visto semanas atrás, esto no estaría pasando.

De pronto, después de aquella crisis, me cayó el veinte, pues las notas de esos periódicos e inclusive el mismo papel era de meses atrás, así como lo digo, meses, cuando tan solo tenía semanas que había conocido a aquella mujer, como era posible eso, acaso era verdad o todo fue una mentira, mi mente estaba muy confundida.

Fue ahí donde comprendí que aquella chica nunca llegaría, que quizá siempre se trató de un alma perdida en búsqueda de refugio, pues en vida nunca pudo hacer nada, así que la única forma de saber un poco del contexto era acudir a la escuela del otro pueblo, donde ella se dirigía siempre, así que tomé mis cosas y partí hacia aquel lugar.

Llegando al pueblo me percaté que era muy pequeño, incluso más que el mío, y que en aquel lugar las cosas eran más complicadas, pues no se tenía tanta facilidad al periódico, luz, e inclusive agua potable, así que me dirigí a la comandancia para preguntar sobre aquella bella maestra.

Efectivamente, aquella mujer si existió, y fue maestra rural de esa localidad, sin embargo, ella tenía dos meses que la habían asesinado, y desde ahí no supieron más de ella, solo el contexto principal, que fue asesinada cruelmente por su padre, y las autoridades seguían sin hacer justicia.

Tomé mis cosas y emprendí nuevamente mi destino a casa, decepcionado, pero al mismo tiempo muerto de miedo, pues me había enamorado de un alma perdida, me había enamorado de una mujer que ya había fallecido y no se encontraba físicamente con nosotros, inclusive las señales eran evidentes desde que la vi por primera vez, aquel escalofrío y miedo no fue producto de mi imaginación, era la reacción automática de mi cuerpo dándome señales de peligro.

No obstante, aquel espíritu nunca trató de hacerme daño, todo lo contrario, lo único que buscaba era ayuda, era quizá aquella idealización de que no estaba muerta, sino que ella deseaba otra oportunidad de vida, pero ya era demasiado tarde, su cuerpo y alma se habían ido para siempre.

Junto con aquel amor o supuesto sentimiento que llegué a sentir por ella, y aunque aquella noche pensé en volver a buscarla en el camino, supe que no era lo correcto, pues sabía que había vivido un engaño, e inclusive yo mismo idealicé demasiadas cosas para estar con ella.

Mi familia tampoco lo podía creer, al instante de enterarse, comenzaron a rumorar por todo el pueblo aquel suceso, muchos no lo creían, llegaron a señalarme como un loco desesperado, pero yo sabía lo que había sucedido, así que, desde aquellos cuentos y chismes por la comunidad, desde las 11 de la noche todas las personas se resguardaban en su casa y el camino por el pueblo se encontraba totalmente vacío y oscuro de lo normal.

Después de varios meses, ya un poco más recuperado de aquella noticia, escuché a lo lejos unos sollozos de una mujer.

Podría jurar que era ella, sin embargo, nunca lo supe, pues lo que menos quería era que regresara aquel ser del pasado que tanto me había marcado en su momento, y a pesar de que años después decidí realizar una familia y casarme, siempre recuerdo la mirada y rostro de esa chica tan bonita que murió tan cruelmente.

Por momentos pienso que debí hacer justicia con su padre, o al menos investigar si ese caso prosiguió para que ella por fin pudiera descansar, pero todo eso me dolía tanto en el corazón, y al mismo tiempo me causaba escalofríos, pues debía dejar de pensar en cosas absurdas para enfocarme en mi realidad, en mi familia y aquella vida que tanto soñaron mis padres que hiciera.
 
Autor: Andrea Lezama
Derechos Reservados

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror