El Doppelganger

El Doppelganger

El Doppelgänger

A mi parecer la ciencia ha llegado a explicar muchas cosas que antes eran paranormales para la humanidad, hoy en día se han encontrado muchas respuestas a incógnitas que nos han perseguido por años. Pero no estamos exentos a que nos sigan ocurriendo situaciones en las que no hallemos una respuesta clara. Aquí es donde me temo que me he enfrentado a algo que ni yo puedo hallarle una respuesta. He llegado a ver profesionales de la salud, y me han ayudado poco, incluso brujos o curanderos, más no he logrado obtener una solución.

Por ello quiero compartirles mi historia, que no tiene más de 3 meses que comenzó y que aún sigo arrastrando.

sé que quizás parezca muy extraordinario o anormal, pero ya sobrepasó todos mis límites emocionales, y me ha superado por completo.

Hace tres meses, me encontraba en casa de mis padres, era un viernes por la tarde y acababa de regresar de trabajar, pensé en salir un rato a dar la vuelta con un par de amigos de la misma calle, de donde vivo, y mientras planeaba lo que haría ese fin de semana, recibí una llamada mi celular de uno de ellos.
Se escuchaba muy molesto, me comenzó a gritar, y preguntaba dónde estaba y que donde me había metido, mencionándome que desde hace un par de horas él me estaba esperando a la salida de los baños públicos. Me desconcertó con todo esto que me decía, no sabía de lo que estaba hablando, yo tenía un par de horas de haber regresado de la oficina, y no entendía lo molesto que estaba.

Así que le mencioné que yo ya estaba en mi casa y que no había quedado con alguien para salir, llegué a pensar que quizás se había equivocado de número, pero no me dio la oportunidad de contestarle, arremetiendo de nueva cuenta en contra de mí. Me dijo que no bromeara con él, pues insistía en que hace un par de horas los dos estábamos caminando en la plaza cuando le había dicho yo que tenía que ir al baño, y no había salido hasta que decidió marcarme.

Después de esto él colgó el teléfono, me imaginé que quizás intentaban hacerme una broma, pero su conducta hacia mí fue bastante seria, y él no era de las personas que hacían bromas a los demás. En cuanto pretendí regresarle la llamada, recibí otra llamada de una amiga, se trataba de una chica que me gustaba mucho, así que procuré contestarle rápidamente y de la mejor manera. Pero al momento de saludarla se notaba enojada y molesta. Nuevamente, me reclamaba una situación similar a la anterior con mi amigo, pero en otro lado de la ciudad, traté de comentarle que quizás había una confusión pues no tenía mucho de regresar del trabajo, pero ella insistía en que hace una hora estaba platicando con ella en su casa, y de la nada me desaparecí cuando ella se distrajo un poco. Ciertamente, comprendía muy poco y no sabía que decirle, ya eran dos situaciones muy similares y yo no entendía lo que pasaba.

No pasaron ni cinco minutos cuando decidí salir de la casa para verme con mi amigo que me había marcado al principio, pero cuál sería mi sorpresa que mis Padres al verme se sorprendieron, pues ellos creían que yo había salido hace más de dos horas de la casa. Les comenté que era imposible, pues apenas había regresado de la Oficina, sin embargo, al hacer memoria no recordaba que alguien me hubiera saludado al llegar o que me hubieran visto. Me dijeron que bajé de las escaleras y me despedí, comentándoles que regresaría más tarde. Si esto se trataba de una broma, ya se estaba saliendo de control, y se estaba tornando muy desagradable. Así que lo pensé mejor por si se trataba de una broma, no seguiría con ella, de ese modo tomé la decisión de mejor quedarme en casa a descansar, y esperar a que cualquier confusión pasara.

Al caer la noche, había terminado de ver un programa y ya tenía sueño, a mi cuarto solo llega la luz de un poste que daba la suficiente luz a través de las cortinas para que yo pueda andar sin encender la luz. Me recosté y sin darme cuenta caí repentinamente en un sueño muy profundo, me sentía muy cansado y exhausto, pues de algún modo sentía que había caminado demasiado. Poco rato pasó cuando tuve una sensación de pesadez extrema, fue cuando me desperté, pero por alguna situación no podía moverme, ni un solo músculo, inmediatamente supe que se trataba de una parálisis de sueño, la cual me sucedía cuando estaba muy cansado, pero algo adicional a una parálisis de sueño me comenzó a ocurrir.

De repente, pude escuchar una serie de ruidos, algo o alguien estaba moviendo mis cosas, se podían oír los pasos que pasaban de un lado a otro, e inclusive llegué a pensar que sería mi Madre quien estaba allí buscando algo, pero me acordé que había puesto la llave de la puerta, de hecho, con la mirada voltee a mirar a la puerta, y confirmé que estaba cerrada, fue cuando lo vi.

Una sombra pasó a un lado mío, estaba moviendo mis cosas enfrente de mi cama, no podía verle el rostro, se había quedado allí, inmóvil, sin siquiera mover un solo músculo, y empezó a tararear un conteo del diez hacia abajo, y por más que intentaba hablarle aún no lo lograba, seguía intentando mover alguna articulación mía.

Duró así varios minutos, y conforme avanzaba el tiempo, yo ya podía mover los dedos, respiré profundo para tranquilizarme, y cuando ya había tomado el control de mi cuerpo y parpadee, aquella silueta que había visto, desapareció.

Me quedé sentado varios minutos pensando en lo que me había ocurrido, no sabía si se trataba de un terror nocturno o algún otro padecimiento, el punto es que aquello aún lo sentía tan real e irreal al mismo tiempo, que en un momento pensé que todo había sido un mal sueño. Así que decidí dormir nuevamente y tratar de tranquilizarme.

Al día siguiente, el sábado por la mañana, tenía la intensión de platicarlo con mis padres lo que había sucedido, pero fueron ellos quienes desconcertados me observaban, ellos me aseguraban de que yo había salido esa mañana e incluso me había despedido. Nuevamente, alguien me estaba suplantando. Esto ya se estaba tornando muy extraño, les pregunté si llegaron a saber a dónde me había ido, por lo que mi Padre me dijo que cuando yo había salido de la casa corrió a preguntarme a donde me dirigía. Pero ya me había ido.

Todo esto ya me daba una muy mala espina. Sin embargo, el comentario que me dio mi madre en ese instante fue el que más me desconcertó, pues decía que todo esto podía ser producto de unos Chaneques. Mi Madre siempre fue de la creencia de que en casa se aparecían espíritus o duendes que hacían bromas a la familia.

Esto realmente lo tomé en un tono de burla, pero he de ser honesto, cuando regresé a mi habitación, consideré que aquellas palabras podían ser una posibilidad.

Nuevamente en otra noche, una serie de ruidos extraños fueron los que me despertaron, ahora aquella figura ya se encontraba frente a , totalmente inmóvil.

Alcanzaba a ver la silueta de aquel ser, y pude distinguir su rostro, el cual ya me veía y me sonreía con su enorme y grotesca dentadura.

Aquella cosa no se movía, solo se mantenía de pie frente a mi cama, mientras sonreía, y empezó a tararear un conteo. Cerré los ojos y comencé a rezar.
Cuando abrí los ojos aquello ya no estaba, no sé en qué momento eso se había ido.

Tomé la decisión de no salir ese fin de semana, mantener mi teléfono apagado y no salir de mi habitación, esta vez no habría excusa de que yo saliera del cuarto, ya que yo mismo le había puesto llave. Fue así que la noche llegó, y me dispuse a dormir.

Mientras que estaba intentando dormir no retiraba la mirada de la puerta, si algo llegaba a pasar en ese momento estaría preparado para ello, pero el sueño fue más fuerte que yo, provocando que cayera profundamente dormido.

Al día siguiente, podía sentir nuevamente un extremo cansancio, ya no podía seguir de ese modo, temeroso a que alguien estuviera suplantándome, por ello decidí ir al inicio de semana con un especialista para que me dijera que pudiera ser lo que me estaba ocurriendo, pero su respuesta no fue tan efectiva y no era lo que yo me esperaba.
Me comentó que aquello que me estaba ocurriendo tenía un nombre especial, el cual se le conoce con el nombre de Doppelgänger se trata de gente que podía verse a sí mismo frente al otro, sin embargo, lo que le parecía aún más extraño fue que ese otro doble mío llegaba a interactuar con los demás suplantándome. Me dio una serie de medicamentos que me ayudarían a descansar.

Como seguía viendo a esa sombra por las noches regresé con el Psiquiatra quien me recetó un medicamento aún más fuerte.

Lo cual por fin después de varias noches ya había logrado dormir, pero una mañana después de levantarme para bañarme me di cuenta de que mi espalda me ardía demasiado, traté de observarme y verificar que era aquello que me dolía, se trataba de varios arañazos en mi espalda, varios de ellos aún se apreciaban que estaban recientes. Inmediatamente, corrí a comentarle a mi madre, quien al verme no dudó en volver a recordarme de que podía tratarse de Chaneques.

Me pidió que la dejara rociar agua bendita, y que pusiera un par de tijeras en forma de cruz debajo de mi cama, con esto tendría más que suficiente para que aquellos seres dejaran de molestarme.

Esto ya estaba totalmente fuera de mi lógica, pero no tenía más que perder, así que opté a que lo hiciéramos. He de aceptarlo y no entiendo por qué.

Esa noche logré dormir muy bien, sin molestias y sin medicamentos. Han pasado ya 3 Meses desde que mi Madre comenzó a rociar con agua bendita la casa, y colocar tijeras en forma de cruz, las cosas mejoraron, aunque a decir verdad aún he tenido pesadillas en la que mi figura vuelve otra vez, pero ahora con peores intensiones, pues en mis sueños, aquella figura termina de contar hasta el cero, se me acerca y me sonríe.

 
Autor: Lengua De Brujo
Derechos Reservados

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror