Demonios desconocidos 2022

Demonios desconocidos 2022

Demonios desconocidos… Todo marchaba bien, pues mi vida era muy tranquila desde que había decidido independizarme e irme fuera de casa.

Así que un día tomé mis maletas, tomé a mi gato, que en ese entonces no había instante que se apartara de mí, y decidí partir en búsqueda de un nuevo hogar, y más privacidad.

Realmente no me mudé muy lejos de casa, pues tanto mis padres como yo estábamos acostumbrados a la compañía, así que sin problema podía viajar y visitarlos de vez en cuando.

Mi nueva casa era un apartamento muy pequeño, pero con todas las facilidades y servicios, así que mi mascota y yo nos sentíamos muy tranquilos en ese lugar.

Hasta que unos meses después, se mudó al lado un muchacho muy atractivo que tenía un perro de mascota, algo peculiar, pues su raza no se distinguía, era negro, grande y peludo, sin embargo, todas las noches comenzaba a ladrar de forma extraña y ruidosa, lo cual muchas veces espantaba a mi gato, así que un día muerta de pena decidí tocar su puerta y hacerle el comentario, pues de cierta forma ya me había cansado de la misma rutina con su ruidoso perro.

La verdad nunca había tenido contacto directo con él, pues aunque el tipo era atractivo, había algo que realmente no me daba buena espina, lo cual continué intuyendo, pues al abrirme la puerta de su apartamento, pude percatarme de una vibra muy pesada, al igual que pude observar varias decoraciones como pieles de animales, olores extraños, velas con fotografías extrañas y un sinfín de artículos desconocidos para mí.

A pesar de haber visto aquel escenario tan desagradable, el sujeto me invitó a pasar a su casa, y claramente yo no podía negarme, pues sabía que si rechazaba aquella invitación, el hombre no haría caso a mi queja.

Al pasar, el joven me ofreció un vaso de agua, mismo que no pude tomar por miedo a que tuviera alguna sustancia tóxica, quizá para muchos era de exagerar, pero yo había sido criada en un ambiente sobre protector, así que decidí llegar al grano, y comentarle la problemática que tenía de su perro.

-Disculpa, pero tu perro es muy ruidoso por las noches, incluso ha llegado a espantar a mi gato, el cual por cierto es muy tranquilo y se estresa al escucharlo, solo te pido que trates de controlarlo o educarlo un poco más, pues muchos vecinos en la noche tratamos de descansar, le dije sutilmente.

El sujeto en ese momento soltó una carcajada, como si yo me estuviera riendo de aquella queja, sin embargo, yo no dije nada, pues en ese momento aún seguía sintiendo aquella vibra pesada del principio.
Mi piel comenzaba a temblar, mi cuerpo a sudar cuando el hombre me dijo que ese no era un perro, sino su hermano.

Quizá al inicio pensé en que así lo consideraba él, pues a mi gato yo lo quería como un hijo, así que pensé que todo estaba bien hasta que comenzó a sacar un álbum de fotos en las cuales desde pequeño sale con el mismo perro, era como si a la mascota no le hubieran pasado los años por encima, su color, su forma y complexión era la misma de años atrás, y es ahí donde comienza la terrible historia.

Pues según él, quedaron huérfanos de padre y madre desde pequeños, así que su hermano acudió con una persona encargada al satanismo y esos trabajos, para pedirle que regresara sus padres de cualquier manera, inclusive si a cambio él daba su alma, pues la desesperación de aquel niño desamparado era muy grande.

Mientras él me contaba esa historia, yo quería salir huyendo de ese lugar, no obstante, me contuve y traté de calmarme, pues aún no entendía como podía contarme algo así, siendo prácticamente una desconocida para él.

Prosiguió con la historia diciendo que aquel hechizo o trato salió mal, así que su hermano se convirtió en aquellos seres sobrenaturales capaces de convertirse en animal y humano a la vez, sin embargo, su hermano aún no podía controlar esa conversión, y se quedó con forma de perro.

Yo seguía sin creerlo, pues aquellos seres solo los había escuchado en cuentos, leyendas y creencias que las personas tenían, pero nunca había hablado con una persona con la creencia tan grande.

De igual forma me explicaba que aquellos ladridos por las noches se originaban por la desesperación de poder volver a su forma original, y aunque a él también en un principio lo hartaban, con el paso de los años comenzó a acostumbrarse a tales comportamientos.

Por un momento pensé que seguía siendo una broma, pero cada vez me continuaba narrando lo difícil que era su vida al lado de su hermano convertido en nahual, pues la mayoría de las personas en efecto pensaba que era su mascota, y quien se enteraba de la verdad lo tomaba a loco, por lo que nunca podía vivir en un lugar fijo, pues las quejas de las personas siempre era el incómodo ruido, y siniestros ladridos de su perro.

Después de una larga plática con aquel hombre, corrí hacia mi departamento sin saber que hacer o pensar, quizá no era miedo el que me invadía en ese momento, era más como la duda de saber como existen personas marcadas por procesos paranormales, sin embargo, yo no podía hacer nada más que irme unos días a la casa de mis padres para asimilar aquella situación que minutos atrás había vivido, pero antes debía ir a comunicarle a mis padres que iría, así que fui con la excusa de que no tendría luz por varios días.

Al llegar a mi hogar les pregunté a mis padres si ellos creían en los nahuales, a lo que me comentaron que sí, que allá en el pueblo que es originario mi padre, se cuentan mucho esas leyendas, así que, al obtener esa respuesta, procedí a contarles la verdadera historia del porqué había decidido pasar unos días en su casa, y también como pasé varios días conviviendo y escuchando a un nahual real.

Así que estuvieron de acuerdo, me acompañaron en el coche por mis maletas y mi gato, el cual continuaba muy asustado, sin más, al llegar a mi departamento no encontraba a mi mascota, lo cual me pareció muy raro y preocupante, pues nunca solía salirse de casa, ya que le daba miedo rondar por zonas extrañas, más teniendo muy poco tiempo que nos habíamos mudado.

Así que comencé a buscar y tocar puertas, fue en ese entonces donde me percaté que frente a la puerta de aquel hombre siniestro estaban restos del cuerpo de mi gato, así que comencé a llorar desconsoladamente y temblar de miedo, pues en ese instante apareció el perro cubierto de sangre, y mirándome fijamente.

Demonios Desconocidos-Historia De Terror

Demonios desconocidosHistoria de terror

En ese momento no supe si tomar eso como amenaza, lo único que me importaba era mi gato, aquel con quien había pasado muchos momentos y compartido varios años juntos, así que en ese momento mis padres me ayudaron a recoger los restos de mi mascota, y recoger rápidamente mis pertenencias, pues era evidente que yo no seguiría un segundo más viviendo y conviviendo con ese tipo de personas, animales o lo que realmente fueran.

Aun recuerdo como tomé mis cosas, subí al auto, y mientras mi padre iba manejando, aquel perro a lo lejos comenzaba a aullar, sentí como si estuviera burlándose de aquella tragedia que había sucedido en ese momento, y aunque debo confesar que varios días en mis sueños se presentaba aquel joven y su mascota, nunca más volví a saber de ellos.

Al parecer también se habían ido del departamento, pues el caso de mi gato se había rumorado por todo el edificio, así que la dueña no tuvo más que correrlo, y aunque a mí me ofreció un descuento para que volviera a vivir ahí, yo no lo pensé, pues claramente ese lugar me traería recuerdos tristes y malos que había vivido ahí.

Quizá existan historias parecidas o personas que han vivido lo mismo que yo, sin embargo, puedo reconocer que aquellos seres son tan poderosos que no solo te pueden consumir de miedo, sino también de energía y emociones, pues desde que llegaron a ese lugar, mi vida comenzó a tornarse cansada y angustiante.

Así que aquellas preguntas y cosas en su momento no las vi, pero después de lo sucedido, mi mente explotaba de aquellas cuestiones y peligros que pude correr, pues quizá el perro en algún momento me hubiera atacado a mí, y con la fuerza y tamaño que tenía, o me mandaba al hospital de urgencias, o incluso era capaz de matarme.

Mis padres me recomendaron no volver a contar esa historia, pues en el ambiente tan reservado que nos encontrábamos, las personas de mi alrededor jurarían que estaría loca, pero realmente sigo pensando porque la vida y el destino te pone cuestiones paranormales que no logras entender.

Quizá aquellos ladridos de desesperación del perro tenían otro mensaje, o quizá el mismo hermano ya se había hartado de cargar con un ser que claramente adjudicaba algo malvado y perverso, se notaba claramente en sus ojos, más negros que la noche, profundos, los cuales engañaban a su presa o a cualquier persona que tuviera en frente.

Quizá no siempre con el motivo de lastimar, pero sí que no se cuestionaran tanto sobre su existencia.
Cada noche espero no volver a escuchar aquellos ladridos de ese ser, pues mi desesperación podría explotar.
Pienso en que hubiera pasado si me quedaba más tiempo a vivir junto a esos inquilinos tan extraños, llenos de vibras pesadas, que pueden causar daño a quienes se acerquen.

Autor: Andrea Lezama

Derechos Reservados.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror