El Hombre Con Bastón Historia de Terror

El Hombre Con Bastón Historia de Terror

Quiero contarles una historia que nos sucedió a mi prima y a mí El Hombre Con Bastón Historia de Terror. Todo comenzó una noche en casa de mi prima. Realmente, al contar esto siento mucho miedo, incluso se nos ponen los pelos de punta cuando lo recordamos, ya que siempre hemos creído mucho en las energías, lo paranormal y sus consecuencias. En una ocasión me quede a dormir en casa de mi prima, quiero aclarar que en donde ella vive las casas están a distancias muy grandes y con mucho monte a su alrededor, nadie más podía haber provocado lo que nos pasó aquel día. Eran las 3:00 de la madrugada, nosotras no teníamos sueño y nos quedamos platicando de cosas paranormales que nos habían sucedido. Al estar concentradas en nuestra plática, de pronto comenzamos a escuchar muchos pasos como si fueran de niños, provenían del pasillo afuera del cuarto, en el momento pensamos que eran las hermanas de mi prima. Como era mucho ruido el que hacían, mi prima salió molesta para advertirles que mi tía las regañaría si las escuchara, pero al salir del cuarto, no había nadie en el pasillo, mi prima y yo extrañadas nos fuimos a asomar al cuarto de sus hermanas, y al hacerlo nos percatamos que ellas estaban profundamente dormidas, nos volteamos a ver pasmadas y nos dio un poco de miedo, pero debía haber alguna otra explicación así que no pusimos atención. Regresamos a la habitación y yo me quede acostada en un colchón que había puesto en el piso y mi prima en su cama, unos segundos después de estar acostadas volvimos a escuchar los escalofriantes pasos y al mismo tiempo vimos y escuchamos como jalaban con fuerza la perilla de la puerta, le daban vuelta como si quisieran abrir la puerta. Mi reacción, aterrada fue subirme rápido a la cama de mi prima, y comencé a llorar de miedo, pero mi prima es un poco más fuerte a este tipo casos, así que decidió salir a asomarse para ver quién o qué era lo que estaba provocando estos ruidos, por seguridad yo le dije desesperada que no saliera del cuarto, pero, ella no me hizo caso. Así que salió y se quedó parada afuera de la puerta, viendo hacía todos lados, y de pronto ella se quedó quieta, no reaccionaba, yo le estaba hablando y ella solo comenzó a temblar y a llorar. Me armé de valor y fui a donde estaba parada para ver lo que estaba sucediendo, realmente me quede muy sorprendida, nunca en mi vida había visto algo como esto, no sé cómo explicarlo y al recordarlo me pongo un poco nerviosa, era un hombre de casi dos metros de altura, vestido totalmente de negro y con algo que parecía un bastón en la mano, comencé a gritar sosteniendo a mi prima y meterla hacia el cuarto pero lo extraño fue que a pesar de los gritos que hacía nadie de la familia escuchó para auxiliarnos, nadie salió de los cuartos. No sé cómo logré meter al cuarto a mi prima que se encontraba en shock, cerré la puerta y fuimos corriendo hacia la cama. Estábamos llorando, gritando a mis tíos, pero no escuchaban, poco a poco nos fuimos tranquilizando, pero de pronto se escuchó un fuerte golpe afuera de la puerta y al voltear vimos nuevamente a ese siniestro ser, pero ahora estaba dentro del cuarto, parado en una esquina de la habitación, duró segundos cuando desapareció. Seguíamos gritando listas para correr de la habitación, pero cuando íbamos justo hacia la puerta, este siniestro ser apareció frente a nosotras obstruyendo la puerta. Mi prima y yo estábamos aterradas, yo pensaba que está vez no viviría para contarlo, comenzamos a retroceder mientras seguíamos gritando, en eso mis tíos entraron al cuarto, y aquella espeluznante sombra desapareció al instante. Se asustaron al vernos aterradas, pálidas y llorando, dijeron que nos habían escuchado nuestros gritos, pero explicaron que por más que querían levantarse no podían, como si algo no los dejara levantarse de la cama, les contamos todo lo sucedido. Desde entonces mi prima ya no es la misma, siento que ella vio algo más que yo no alcancé a ver, hay veces en las que se queda parada por horas viendo hacia el pasillo, la han llevado con psicólogos y sacerdotes pero ella sigue igual. Yo sigo visitándola en su casa y me duermo junto con ella, pero últimamente se levanta a las 2:30 de la madrugada y se queda sentada en el pasillo como si estuviera hablando con alguien. Realmente estoy preocupada por ella, no sé que hacer, si alguien tiene alguna idea de lo que le está pasando o algún consejo, les agradecería mucho que lo dejaran en los comentarios.
 
Autor:  Anónimo
Derechos Reservados

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror