Espeluznante Noche Historia de Terror

Espeluznante Noche Historia de Terror

Mi historia es la siguiente, hace aproximadamente 16 años rentamos una casa mi esposo y yo, junto a mis dos hijos, en aquel entonces mis niños tenían 3 y 2 años de edad Espeluznante Noche Historia de Terror. Recuerdo que era una casa grande que estaba en una esquina de la calle. Como éramos nuevos viviendo ahí no teníamos muchos muebles solo pusimos una cama en el cuarto principal para dormir todos juntos por la noche, mientras amueblábamos poco a poco. Después de un largo día acomodando ciertas cosas en su lugar hasta caer la noche, ya estando cansados mi esposo y yo nos alistamos para dormir todos en la cama, bañe a mis hijos y mientras lo hacía yo sentía una sensación muy extraña, pues la casa se veía muy tenebrosa, vacía y oscura. Nos acostamos y acosté a mis hijos en medio mío y de mi esposo, ya entrada la noche y lista para dormir se fue la luz de repente, no se veía absolutamente nada, aun así, pues no me preocupé, sabía que era alguna falla y que al amanecer ya la tendríamos, me recosté y cerré mis ojos. A poco segundos de recostarme y a punto de conciliar el sueño, sentí que uno de mis hijos se colocó encima de mí, comencé a darle palmadas en su espalda para arrullarlo mientras él jugaba con mi otra mano que tenía pegada a mi cuerpo, así pasó un tiempo cuando yo seguía arrullado, mi marido me dice en tono de burla: “Que estás haciendo, ¿te arrullas sola o qué?”. A lo que yo le respondí: “Estoy durmiendo al niño, deberías ayudarme al lugar de burlarte”. El sorprendido me dijo: “A cuál si a los dos los tengo aquí, no estés jugando”. En eso abro mis ojos y como les mencioné no se veía absolutamente nada, y yo veía una silueta encima de mí. En cuestión de segundos me levanté y el bulto desvaneció como si no tuviera a nadie encima, escuchamos mi esposo y yo una risita escalofriante y de pronto al instante regresó la luz, quedé pasmada y aterrada al ver a mi esposo abrazando a los niños, ellos seguían dormidos y mi esposo y yo estábamos asustados. Mi voz se cortaba explicándole lo que había pasado, mi esposo se levantó y comenzó a buscar en el cuarto, entre las cobijas, pero no había absolutamente nada. Solo fue esa noche, nunca más volvió a pasar solo de vez en cuando se escuchaba ruidos, tan solo de recordarlo se me eriza la piel.
 
Autor: Iza Roca
Derechos Reservados

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Historias de Terror